Se encuentra usted aquí

Web adaptada a la navegación móvil o una aplicación para smartphones

Innovación y desarrollo

En los últimos tiempos gran parte del tráfico de datos que se realiza en Internet se ha ido trasladando desde un equipo tradicional, ya sea un portátil o un ordenador de sobremesa, hacia los teléfonos móviles o también los tablets. Los clientes de la empresa llegan a través de ellos a nuestra web, por eso vamos a ver qué es más conveniente para nuestra empresa, una web adaptada a la navegación móvil o una aplicación para smartphones, como las dos principales alternativas que se pueden considerar.

Para muchas empresas ya no es suficiente con tener una buena página web, tal y como la pensábamos hasta ahora, sino que necesitan que se visualice bien desde todo tipo de dispositivos. Está claro que un buen diseño puede ser un buen punto de partida, pero siempre necesitaremos que se adapte al tamaño de pantalla desde el que se está consultando. No es lo mismo una pantalla de 15 o 19", las más habituales en los equipos tradicionales que las móviles, que pueden ir desde las 3,5" hasta las 10" de los tablets.

Navegación adaptada a la navegación móvil

¿Y cómo sabemos si nuestros clientes al visitar nuestra web utilizan este tipo de dispositivos para navegar? En principio tendremos que monitorizar las estadísticas de visitas y realizar un análisis. De esta forma podremos ver si en los últimos tiempos han subido el número de visitas que tenemos desde estos dispositivos. Pero también ver la tasa de abandono desde los mismos. Es la manera de comporbar nuestra página le resulta útil al cliente nos llega a la web desde el móvil o la abandona inmediatamente. Si en la navegación desde equipos tradicionales están de media dos minutos y desde los móviles diez segundos, está claro que necesitamos adaptar la web a la navegación móvil.

Lo ideal es que el diseño se adapte de forma automática según detecta el tipo de dispositivo desde el cual se está solicitando el acceso. De esta manera los contenidos se adaptan al tamaño de la pantalla, tanto textos como imágenes. Lo ideal es que ambas páginas no estén separadas y no tengamos que administrar una web móvil y una tradicional, añadiendo los contenidos a ambas por separado.

Pero también tenemos que pensar en otro tipo de características, como son los enlaces en la página, los menús, etc. que necesitamos sean más de tipo botón, que son más fáciles de enlazar de forma táctil, que tipo texto, más cómodos cuando se utiliza el puntero del ratón. A la vez otros elementos visuales que pueden utilizar Flash, tenemos que pensar en ir sustituyéndolos, puesto que muchos de estos terminales ya no admiten este tipo de contenidos. La apuesta más segura hoy en día es utilizar HTML5, que podremos visualizar en todo tipo de dispositivos.

Aplicaciones para smartphones, plataformas y funcionalidades

La adaptación a la navegación sería básica para todas las empresas, pero quizás algunas quieran ofrecer una mejora en la navegación móvil como un valor añadido. En estos casos se puede pensar en desarrollar una aplicación para los smartphones. Se trata de hacer que el acceso a nuestra página aproveche mucho mejor el tamaño de la pantalla y el sistema operativo concreto para el que se ha creado. iOS, Android, BlackBerry o Windows Phone 8 son las principales apuestas.

Este tipo de aplicaciones son adecuadas para empresas que ofrecen contenidos y tienen un número de visitas muy altas. Otro caso también puede ser el de empresas que venden servicios. Un ejemplo puede ser una empresa que desarrolla una aplicación de facturación accesible desde la web. Seguramente para sus clientes será más cómodo tener una aplicación dedicada en sus sistema que tener que acceder desde el navegador web. La experiencia que conseguimos a través de aplicaciones en teoría es mejor que la obtenida a través de la navegación móvil, aunque en ocasiones no siempre es así.

Lo que no debemos hacer es dejarnos llevar por las modas en las aplicaciones. Mejor invertir primero en tener una buena web adaptada a la navegación móvil y después, si vemos que tenemos muchos clientes con un determinado tipo de sistema operativo móvil, apostar por la aplicación, pero siempre pensando que debe mejorar la experiencia para el usuario y ser un valor añadido para el mismo, no un simple acceso directo en la pantalla de su terminal.>

En BBVA con tu empresa | La problemática de la propiedad de las aplicaciones móviles
Imagen | Johan Larsson