Saltar al contenido

Responsabilidad solidaria y subsidiaria

agosto 1, 2019

Responsabilidad es una palabra común en los hogares, sitios de trabajo, en las calles y en cualquier lugar de esta tierra. Pero, cuando a esta palabra le agregamos el término “solidaria” o “subsidiaria” todo cambia de forma notable. 

Hablar de responsabilidad solidaria y responsabilidad subsidiaria es trasladarse de inmediato al sector empresarial. Estas palabras siempre son asociadas con transacciones financieras entre personas o actividades vinculadas a las entidades bancarias. 

Sea cual sea el caso siempre ocurre un problema y es que por lo general la mayoría de las personas confunde estos dos conceptos o simplemente  creen que ambos significan lo mismo, pero no es así. La responsabilidad solidaria es una cosa, mientras que la responsabilidad subsidiaria se trata de otra. 

Todo esto desde el punto de vista fiscal y legal. Lo que sí es cierto es que las dos se usan para una misma realidad, pero igual tienen sus diferencias y te las vamos a mostrar de forma sencilla.

¿Qué es la responsabilidad subsidiaria? 

Aunque parezca algo súper complicado la realidad es otra. La responsabilidad subsidiaria es simplemente la que recae sobre un individuo cuando un tercero no cumple el contrato que ya fue establecido. 

Si se trata de una empresa, ésta será responsable subsidiaria en el momento que el contratista no cumpla con todas sus obligaciones laborales con los trabajadores, según fue detallado en el contrato. 

Vale agregar que la responsabilidad subsidiaria también se le puede aplicar a un sujeto cuando no cumpla con el pago de una deuda a un tercero. Si se presenta este caso, como el pasivo no se puede exigir al principal titular, se debe trasladar inmediatamente la responsabilidad subsidiaria a las personas que estén designadas en el contrato a quienes designe la legislación como lo que se conoce como avalistas.

Esto no quiere decir que la deuda se va a transferir a una tercera persona. Sólo aplica si el responsable principal no cancela lo que debe. 

¿Qué es la responsabilidad solidaria?

Mientras que cuando hablamos de responsabilidad solidaria nos estamos refiriendo a la obligación conjunta de un mismo contrato. Esto quiere decir que en una misma obligación de pago hay una obligación conjunta (dos o más personas) de saldarla. 

La diferencia fundamental entre la responsabilidad solidaria y la subsidiaria radica en el hecho de que no es indispensable que haya un crédito fallido para que se pueda proceder a exigir el pago a sujetos inmersos en la operación (terceros). 

En pocas palabras, esto tiene que ver con que el acreedor puede en el futuro exigir toda la deuda a cualquiera de los individuos que hayan sido colocados como deudores, tanto al titular como a los que son secundarios.

¿Ambas pueden aplicarse al mismo tiempo?

Pese a que ambas son conceptos diferentes se pueden aplicar al mismo tiempo en una situación determinada. Incluso, esto es bastante común en el área financiera y legal. 

Por ejemplo, si se concreta un préstamo grande a una empresa que tiene varios avalistas se pueden aplicar ambas sin problema. Es decir, la entidad involucrada en la transacción tiene la facultad para acudir de manera legal contra cualquiera de los avalistas si se da el caso de que el deudor principal no cancele la deuda en el tiempo estipulado en el contrato. 

Allí existiría una responsabilidad solidaria y una subsidiaria, pues el reclamo de la deuda va en contra de los dos involucrados.