Se encuentra usted aquí

¿Cuáles son los componentes de la empresa?

Organización

Si queremos conocer la realidad empresarial de la empresa, conviene delimitar en primer lugar cuáles son sus componentes. A primera vista la pregunta es muy sencilla: en una empresa hay ordenadores, mobiliario, máquinas… Todo esto es lo que se denomina capital físico. No obstante, también hay personas que trabajan en ella: por una parte están los dueños o empresarios y por otra los empleados, lo que se suele llamar capital humano.

Si nos paramos a pensar, también son parte de la empresa aspectos como las marcas que utiliza, la experiencia y los conocimientos de los trabajadores o los clientes. Estos últimos son elementos intangibles, pero no por ello menos importantes. Por último, hay un elemento sin el cual sería impensable la actividad de la empresa: el dinero en sus distintas formas, lo que denominamos capital financiero.

Resumiendo lo anterior, podemos dividir los elementos de la empresa en cuatro grandes grupos:

Capital físico

Está formado por los elementos más evidentes que se encuentran en una empresa, y se pueden observar a simple vista: inmuebles, naves industriales, terrenos, maquinaria, equipos informáticos, herramientas, mobiliario, etc. Todos ellos son imprescindibles para realizar su actividad, bien sea la fabricación de bienes o la prestación de servicios. Por ejemplo, un supermercado necesita estanterías, cajas registradoras y un local donde colocar los productos, aparte de muchas otras cosas como ordenadores para levar a cabo la contabilidad o material de oficina.

Capital humano

Por muy importantes que sean los bienes que utiliza una empresa para poder producir, de nada sirven por sí solos. Es necesaria la presencia de personas que lleven a cabo la actividad productiva utilizando los medios que tienen a su disposición.

Dentro del capital humano podemos distinguir tres categorías:

1. El empresario: es la figura encargada de coordinar la actividad empresarial. En muchos casos coincide con la figura del propietario de la empresa, aunque esto no es necesario.

2. Los directivos: son empleados que tienen la responsabilidad de organizar y dirigir distintas actividades y funciones que se realizan en la empresa. En ocasiones realizan el papel de empresarios.

3. Los trabajadores: son empleados que no realizan funciones directivas, lo que no quiere decir que no tengan en muchos casos autonomía para organizar su trabajo y asuman ciertas responsabilidades, dependiendo del trabajo que realicen.

Capital financiero

La empresa necesita el dinero desde su nacimiento para comprar el capital físico que utilizará, y posteriormente recibirá ingresos de las ventas, deberá pagar a los trabajadores, a los proveedores de materias primas, etc. Este capital financiero no tiene por qué ser dinero en efectivo; es más, cada vez se usa menos esta modalidad, y se utilizan medios de pago como las transferencias bancarias, cheques, pagarés, letras de cambio, tarjetas de crédito, etc.

Conviene señalar que en casi todos los casos los dueños de las empresas recurren, además de a sus propios ahorros, a préstamos de entidades financieras, que les proporcionan dinero a cambio del pago de intereses.

Elementos intangibles

Todos los elementos que hemos repasado hasta ahora son más o menos evidentes, tangibles: máquinas, personas, dinero, etc. Sin embargo, y como dijimos al principio, hay otros factores más difíciles de observar pero que resultan cruciales para el éxito de la empresa. Se pueden dividir en dos categorías:

1. Capital intelectual: últimamente se habla mucho de la sociedad del conocimiento. Se refiere a la formación previa de las personas que trabajan en la empresa, su experiencia acumulada y, en definitiva, todo aquello que atesoran en su cabeza y que les hace conseguir unos resultados que serían imposibles de alcanzar sin dichos conocimientos. En inglés se suele denominar a esto know how, literalmente “saber hacer”.

2. Activos intangibles: son elementos que pertenecen a la empresa pero no son observables a simple vista; por ejemplo, una marca, una tecnología desarrollada especialmente por la empresa, un programa de ordenador diseñado a medida o incluso el sistema que se sigue para organizar las actividades de la empresa (turnos de vacaciones, relaciones entre directivos y trabajadores, etc.).

En BBVA con tu Empresa | El "quintalado" como método para crear escalas profesionales

Imagen eschipul