Saltar al contenido

IVA soportado y repercutido

julio 22, 2019

Cuando compramos algún producto o pagamos por algún servicio, en la factura o comprobante que se nos entrega podemos notar que, además del coste real de dicho producto, existe un porcentaje extra de 21 % por el cual también estamos pagando.

Si deseas conocer más acerca de esto y cómo repercute sobre ti como comprador o vendedor, a continuación, te contaremos todo lo que debes saber el IVA.

¿Qué es el IVA?

Son las siglas de “Impuesto sobre el Valor Agregado”, el cual no es más que un impuesto o carga que el consumidor paga por algún producto.

El porcentaje del IVA es del 21 %, por lo que si compras un producto por 10 euros, debes pagar un extra de 2,1 euros extra. Sin embargo, este añadido no es para el vendedor, ya que debe ser declarado y regresado a Hacienda a través de la declaración que se realiza de forma tremestral.

Existen dos tipos de IVA: el soportado y el repercutido.

¿Qué es el IVA Soportado?

El IVA soportado es, en esencia, aquel impuesto que debemos pagar de 21 % cuando adquirimos algún producto necesario para llevar a cabo nuestra actividad económica o fabricar nuestro producto.

Podría decirse que es el porcentaje extra de impuesto que pagamos cuando compramos materia prima o algo necesario para nuestra producción.

Aunque, la Agencia Tributaria de España, mediante un estatuto, determinó que tanto los trabajadores autónomos como las empresas pueden deducir el IVA soportado de los productos necesarios para su labor, y este se descontará del IVA repercutido.

¿Qué es el IVA repercutido?

Este es el IVA que todos conocemos, el cual nace cuando nosotros como empresa o trabajadores autónomos vendemos algún producto o servicio a algún cliente. Al precio base, también llamado base imponible, se le suma este porcentaje.

Como hemos mencionado al comienzo, si vendemos algún producto a 50 euros, siendo esta la base imponible, se le suma el 21 % del IVA, que vendría siendo 10,5 euros. Sin embargo, a esto se le resta el 15 % del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF), que este caso sería de 7,5 euros. De modo que, en la factura el total sea de 53 euros.

¿Por qué existen dos tipos de IVA?

Esta es una pregunta que se realizan muchas personas, y la respuesta es clara. El propósito de estos dos IVA es que las empresas puedan deducir todos los costes de producción de sus productos, ya que de otro modo, las personas o consumidores tendrían que pagar una cantidad excesiva para que los productores recuperen el dinero invertido.

El método más común y utilizado para evitarlo es conseguir deducir el IVA soportado contra el repercutido, pues de ese modo no sucederá una imposición doble.

¿Cómo saber cuándo el IVA soportado es deducible?

Primero, es fundamental comprender que todo el IVA soportado no necesariamente es o puede ser deducible. Pero si deseas conocer cuándo el IVA soportado sí lo es, te concederemos una idea con las siguientes partidas, aunque en principio, el aspecto más importante es que este tenga relación directa con la actividad económica que realiza.

Las partidas deducibles de IVA soportado son:

  • Papelería.
  • Gasolina y gastos de transporte por motivo de la actividad económica.
  • Teléfono e internet.
  • Gestor contable.
  • Asesor fiscal.