¿Cómo se clasifican las empresas en función de su tamaño?

clasificación de las empresas por tamaños

Pymes | 19/08/2013

Existen distintos criterios para encuadrar una empresa en función de su tamaño como pequeña, mediana o grandes. Vamos a ver un resumen de los principales a tener en cuenta.

Tradicionalmente las empresas se clasifican según su tamaño en pequeñas, medianas y grandes. Como ya sabemos, al conjunto de las dos primeras se le denomina de forma abreviada pymes (pequeñas y medianas empresas). Además, últimamente se les ha sumado a estos tres grupos un cuarto: las microempresas, que también se incluyen en las pymes.

El hecho de que una empresa se encuadre en uno de estos cuatro grupos es bastante importante ya que, por ejemplo, existen muchas subvenciones públicas para las pymes de las que no pueden disfrutar las empresas de mayor tamaño y para que una empresa pueda acogerse a ellas debe demostrar su condición de pyme. Existen varios criterios para realizar esta clasificación. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Criterio económico: clasifica a las empresas en función de su volumen de facturación, es decir, de los ingresos obtenidos por las ventas.
  • Criterio técnico: es el nivel tecnológico, esto es, la innovación en capital.
  • Criterio patrimonial: se basa en el patrimonio que las empresas tienen: bienes, derechos y obligaciones.
  • Criterio organizativo: se refiere al número de trabajadores de la empresa y a su organización.

A pesar de estos criterios, no existe un tamaño fijo, aceptado por todos, para establecer la clasificación. Normalmente, el criterio más utilizado es el organizativo, referente al número de trabajadores. 

En este sentido, la Comisión Europea en su Recomendación C (2003) 422 aprobada el 6 de mayo de 2003 señalaba que una microempresa es aquella que tiene menos de diez trabajadores y un volumen de facturación anual inferior a dos millones de euros o un activo total inferior a dos millones de euros; una pequeña empresa es la que tiene un máximo de 49 trabajadores y un volumen de facturación o total de activo inferior a diez millones de euros; y las medianas empresas son las que tienen menos de 250 trabajadores y un volumen de facturación inferior a cincuenta millones de euros o un activo menor a 43 millones de euros. Mientras tanto, las grandes empresas son aquellas que sobrepasan estos parámetros.

En BBVA con tu Empresa | ¿Qué tipos de empresas existen según su ámbito geográfico?