Se encuentra usted aquí

¿Qué perfil tiene y cuáles son las necesidades del desempleado español?

Mercado laboral

España tiene un grave problema de desempleo. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre el cuarto trimestre de 2012 situaban la tasa de paro en nuestro país en el 26,02 %, con lo que el número de desempleados asciende a 5.965.400 personas. Pero, ¿son todos los parados iguales y tienen las mismas necesidades?

En este sentido, Millward Brown realizó recientemente un estudio para BBVA como investigación para Yo Soy Empleo, del que se obtiene una fotografía muy clara sobre las características y las necesidades del desempleado español que merece la pena que analicemos en estas páginas.

La fotografía del desempleado

Atendiendo a las características socio demográficos de los parados, observamos que el 43 % de los mismos son mujeres, mientras que el 57 % son hombres. Respecto a su edad, el 52 % tienen más de 35 años, mientras que el 48 % de los mismos son jóvenes menores de 35. En lo que se refiere al nivel de estudios, el 46 % de los encuestados son universitarios, el 27 % ha cursado Formación Profesional y otro 27 % sólo tiene el título de Secundaria.

Si nos centramos en las cargas familiares de los parados, el 64 % de los mismos aseguró no tener hijos a su cargo. Del mismo modo, el 54 % de los encuestados vive con su pareja, el 32 % con sus padres y el 14 % restante vive sólo o comparte vivienda con otra persona.

Tiempo y origen de esta situación

Atendiendo al motivo por el cuál estas personas se encuentran desempleadas, los datos más importantes que se desprenden del estudio señalan que el 29 % de los parados perdió el trabajo porque se le terminó el contrato (sobre todo jóvenes de 25 a 34 años y mujeres), el 19 % se vio afectado por una reducción de plantilla, el 15 % fue víctima del cierre o quiebra de su empresa y el 14 % aseguró no haber trabajado nunca.

En relación al tiempo que estas personas llevan paradas, el 27 % de los encuestados respondió que más de dos años, el 21 % entre uno y dos años, el 20 % de seis meses a un año y el 32 % menos de seis meses.

¿Qué estarían dispuestos a hacer por un puesto de trabajo?

Nos llama especialmente la atención la flexibilidad y capacidad de adaptación de los desempleados para encontrar un puesto de trabajo. Así, observamos que:

  • El 77 % de los parados aceptaría un trabajo aunque fuera con un contrato de corta duración, sobre todos las madres y los menores de 29 años.
  • El 76 % aceptaría un trabajo que no esté relacionado con su formación, sobre todo los no universitarios.
  • El 74 % estaría dispuesto a formarse en otro oficio o pofesión.
  • El 69 % se adaptaría a cualquier horario que le ofrecieran.
  • El 63 % rebajaría sus expectativas con respecto al salario.
  • El 56 % se movería geográficamente si así consiguiese un trabajo, lo que representa el "sacrificio" menos mencionado, si bien es superior al 50% y significativo entre los que tienen formación universitaria, los menores de 40 años y los hombres.
Como vemos, la capacidad de sacrificio de los parados es notable y en una coyuntura de depresión económica como la actual, el objetivo de conseguir un empleo prevalece sobre cualquier otro parámetro.

¿Qué les ayudaría a encontrar trabajo?

Las dos variables que los parados consideran más importantes para ayudarles a encontrar empleo son el acceso a una bolsa de trabajo en condiciones para desempleados (66 %) y la posibilidad de recibir formación en idiomas (63%).

Mientras tanto, otras variables importantes para conseguir un empleo son los programas de reciclaje profesional (47 %), la posibilidad de recibir asesoramiento (36 %), las ayudas para la movilidad geográfica (33 %) y recibir formación en informática (28 %).

Actitud hacia el desempleo

Mantener una actitud positiva frente al desempleo es muy importante. En tiempos de adversidad es cuando sale a relucir la fortaleza de las personas. En este sentido, el 72 % de los parados quieren que se les dé una oportunidad para salir adelante. Del mismo modo, el 45 % cree que se tendrían que comunicar más noticias positivas sobre las empresas que crean empleo porque de esta forma se animaría a otras a hacerlo.

Conclusiones

Podemos concluir que los parados españoles están dispuestos a hacer grandes sacrificios para conseguir un empleo, sobre todo los universitarios, que piden a gritos la oportunidad de encontrar un trabajo en el que hacer valer su aptitudes profesionales. Un importante porcentaje de los parados aceptarían  un contrato de corta duración, estarían dispuestos a formarse en otra profesión e incluso aceptarían un trabajo no relacionado con su preparación. 

La necesidad de trabajo es mucha, sin duda. Sin embargo, los parados también piden un poco de ayuda para que se les de una oportunidad de salir hacia adelante, sobre todo en lo que se refiere a la creación de una bolsa de trabajo en condiciones o a la posibilidad de recibir formación en idiomas. 

En este sentido, debemos recordar que Yo Soy Empleo, la iniciativa impulsada por BBVA para dinamizar la economía española contribuyendo a la creación de empleo y al crecimiento empresarial, sigue a disposición de todas las empresas que la requieran. Entre todos hemos de aportar nuestro grano de arena para combatir el paro. ¿Qué esperas para sumarte a Yo Soy Empleo?

En BBVA con tu Empresa | ¿Afectan todos los tipos de desempleo de igual manera a las empresas?