Se encuentra usted aquí

Aprovecha la oportunidad que te ofrecen las aceleradoras de startups

Oportunidades de negocio

Si hablamos de aceleradoras de internet estamos en pleno proceso de moda, como ocurrió hace 10 años con las incubadoras de empresas de internet. Por aclarar un poco los conceptos las incubadoras son iniciativas que acogen a proyectos durante un largo periodo de tiempo y le proporcionan recursos a nivel de estructura para facilitar su desarrollo. El ejemplo más importante que tenemos en España en Grupo Intercom donde han nacido empresas de la talla de Infojobs, Softonic y Emagister, que al crecer han tomado independencia. En esta incubadora continúan desarrollándose decenas de empresas con el objetivo de independizarse cuando llegue el momento.

Las aceleradoras sin embargo están pensadas para periodos de tiempo determinado, seis meses o un año como máximo y no se centran en ofrecer infraestructuras sino sobre todo una metodología a nivel de formación y mentoring para servir de impulso a la estrategia que desarrollan los emprendedores de manera autónoma. El objetivo de las aceleradoras tras el periodo de formación y mentoring es que las startups aceleradas puedan volar solas, si es posible tras haber recibido financiación por parte de los inversores y empresas de capital riesgo que haya sido capaz de atraer la aceleradora al evento de presentación en sociedad de la startup, que habitualmente se llama Demo Day.

Hecha esta explicación me gustaría dar mi opinión respecto a toda esta moda de las aceleradoras y haceros alguna recomendación al respecto. Como en toda moda que surge nos estamos encontrando con partidarios y detractores, entre los partidarios los que vemos que todo lo que se haga en nuestro país para ayudar a los emprendedores a poner en marcha sus empresas es positivo, al menos preferimos que esos esfuerzos se dediquen a aspectos relacionados con la innovación, en lugar de lo que se hacía anteriormente para seguir alimentando modelos de negocio obsoletos que dejaban a nuestra economía a expensas del ladrillo y el turismo de playa.

Los detractores esgrimen argumentos como el de que las aceleradoras malcrían a los emprendedores al darles demasiadas cosas hechas cuando deberían ser ellos los que se preocuparan por conseguirlas. Ahora también vemos como la proliferación de aceleradoras está llevando a una bajada en la calidad de las mismas, sobre todo cuando nos fijamos en los currículums de las personas que ponen en marcha dichas aceleradoras y aparecen las dudas sobre la experiencia y conocimientos que pueden tener para que su ayuda sea realmente útil para los emprendedores.

Para mí éste es el principal aspecto en el que se tienen que fijar los emprendedores cuando decidan postular a formar parte de un programa de aceleración, quiénes son los promotores del mismo, los mentores que van a realizar el asesoramiento en aspectos concretos y sobre todo cuál es el contenido sobre el que se va a trabajar en la estancia de la startup en la aceleradora. Porque en mi opinión lo que menos necesita una startup es un espacio de trabajo, por muy cool que sea y lo que más necesita son los contactos en el ecosistema que le puedan proporcionar los promotores de la aceleradora y el equipo de mentores.

Dicho esto solo me queda recomendar algunas aceleradoras por si algún emprendedor tiene previsto aprovechar estos recursos en las primeras fases de la puesta en marcha de su startup. Para mí algunas de las mejores opciones en estos momentos son: Seedrocket, Wayra, Mola, Cink Emprende, Sonar Ventures y Plug and Play.