Siete formas de motivar a tu equipo sin tocar los sueldos

Siete formas de motivar a tu equipo sin tocar los sueldos

Pymes | 01/06/2016

Las empresas pueden motivar a sus trabajadores sin tener que tocar el salario. Entra en BBVA Con Tu Empresa y descubre las siete propuestas que anotamos para que los empleados se sientan "más cuidados" por sus compañías.
No todo es dinero. Aquí se anotan siete formas de motivar a un equipo de trabajo sin tocar los sueldos
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Las empresas necesitan contar con personas motivadas para lograr el éxito en los negocios que llevan a cabo. En cualquier actividad resulta fundamental disponer de fórmulas efectivas para motivar al equipo, más allá de la clásica solución de mejorar las condiciones económicas. A continuación, te contamos siete formas de motivar a tu equipo sin tocar los sueldos:

1 Ofrecer tiempo libre a cambio de resultados

El tiempo libre es una gran alternativa a la remuneración económica clásica en las empresas. Las personas necesitan dinero para vivir, pero no todo en la vida es papel moneda, sino que el tiempo es una variable clave para poder encontrar momentos de calidad.

Por ejemplo, para pasar más tiempo con la familia, para practicar deportes y aficiones, para viajar, para aprender cosas nuevas, para descansar, para ayudar a los demás y para muchas otras cosas que las personas valoran sin necesidad de pensar en el dinero.

2 Formación de calidad

La formación de calidad es un gran catalizador para la motivación del personal. En primer lugar, porque tiene un impacto positivo en el crecimiento del trabajador como profesional, al dotarle de nuevos conocimientos y habilidades para desarrollar tareas en la empresa y convertirlo en un recurso mejor preparado.

Además, dado el alto coste que tienen la mayoría de los programas de los centros formativos y los requisitos de tiempo que exigen, aportar al trabajador formación de calidad compatible con su jornada laboral, corriendo la empresa con los gastos, es un plus que a buen seguro subirá unos cuantos puntos la motivación del personal. Esto llevará a una mejor percepción de la empresa por parte del trabajador, al sentirse arropado.

3 Dotar de buenas herramientas

Es muy importante que las personas tengan a su disposición buenas herramientas para poder trabajar. Para ello, se requiere que la empresa lleve a cabo un buen análisis de las necesidades de los puestos de trabajo y una adecuada gestión de la obsolescencia de las herramientas tecnológicas, dotando a cada puesto de las mejores posibles y sustituyendo aquellas que ya hayan terminado su ciclo de vida.

Un empleado con buenas herramientas podrá desempeñar bien su trabajo, mientras que otro que sólo disponga de unas obsoletas tendrá problemas y no podrá rendir al mismo nivel que el primero, llegando incluso a situaciones de frustración.

4 Promocionar el buen trabajo

El reconocimiento es una de las mejores remuneraciones que un trabajador puede recibir por parte de su empresa. Es parte del salario emocional que las personas necesitan a cambio de su trabajo, dado su impacto positivo en su entorno social y laboral.

Cuando las cosas salen bien, o cuando se ha hecho un esfuerzo más allá de lo normal, es muy importante reconocer al trabajador el mérito y hacérselo saber a sus compañeros y entorno. Supone un plus de motivación y es una manera de reconocer que se va por el buen camino.

5 Ayudar cuando surge un problema personal

Las personas tienen problemas y necesidades en su día a día cuya gestión no es fácil de compatibilizar con la jornada laboral. Adaptarse al horario al que hay que llevar a los niños al colegio, ir al médico, una enfermedad grave de un familiar que obliga al trabajador a ausentarse de su puesto de trabajo por una temporada larga, entre muchos otros, son ejemplos de situaciones en las que la empresa puede ir más allá de la relación laboral y ayudar al trabajador.

Ofrecer al trabajador un horario flexible, un período de ausencia o una ayuda económica son ejemplos de posibles soluciones que la empresa puede aportar al trabajador para sobrellevar los momentos menos buenos. A cambio, la empresa conseguirá fidelizar al trabajador y generará una importante dosis de motivación en él y su entorno.

6 Promover las actividades en grupo

La organización de actividades en grupo, como deportes, eventos, viajes, talleres, etcétera, generan unos efectos positivos muy importantes en la empresa: mejoran las relaciones sociales, refuerzan el concepto de equipo y unen al grupo, ayudan a conocer las limitaciones de las personas y a gestionarlas, rompen barreras, sobre todo entre jefes y empleados, y, además, ayudan a motivar al personal porque generan la sensación de que “el trabajador le importa a la empresa”.

7 Gestionar las expectativas

Los trabajadores tienen expectativas relacionadas con el trabajo y la empresa debe contribuir a que estén alineadas con la realidad. Una vía es a través de la comunicación efectiva, lo que significa que la empresa debe establecer una relación de tú a tú con los trabajadores para poder contarles la realidad del negocio y lo que la empresa espera de ellos.

Los planes de carrera son un ejemplo de herramienta que ayuda a gestionar las expectativas de los trabajadores. Es la mejor manera de comunicarle a una persona lo que la empresa espera de ella y lo que tiene que hacer si quiere crecer como profesional y mejorar sus condiciones, evitando así malos entendidos y muchas situaciones en las que la motivación del trabajador pueda decaer por pensar que su trabajo es monótono o que no tiene futuro.

En conclusión, hay maneras efectivas de conseguir trabajadores motivados, más allá del salario y de otras contraprestaciones que cuestan una importante suma de dinero a las empresas. Las personas tienen algunas necesidades que no requieren dinero para satisfacerlas y eso hace que sea muy importante trabajar para detectarlas y ponerlas encima de la mesa para motivar al equipo.

En BBVA con tu Empresa | Las 5 claves de la motivación de Luis Aragonés en tu empresa

Imagen | Larisa-K


ctawf1_post_step1a