Cómo se redacta una carta de despido objetivo y por qué es tan importante hacerlo bien

Pymes | 20/02/2017

A la hora de despedir a un trabajador por causas objetivas, como por ejemplo, la mala marcha de la empresa, es importante explicar muy bien los motivos que han propiciado esta decisión.
A la justificación del despido por motivos económicos hay que añadirle cómo este despido ayudará a la empresa a mejorar sus números
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Despedir a un trabajador conlleva una serie de trámites legales y formalidades que, en principio, pueden parecer innecesarios, como la entrega de la carta de despido. Sin embargo, este documento resulta de gran importancia para la defensa de la empresa en caso de que el empleado decida tomar medidas legales argumentando, por ejemplo, un despido improcedente.

Ya sea por motivos legales o porque queremos explicarle a nuestro trabajador por qué vamos a prescindir de él – más allá de la entrevista de salida-, redactar una buena carta de despido objetivo es necesario. No en vano, las sanciones por despido improcedente ascienden hasta los 33 días de salario por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.

La clave: reflejar la realidad de la empresa

Una carta de despido objetivo por situación económica debe reflejar esa difícil situación por la que atraviesa la empresa. Además, este documento debe detallar las medidas concretas que se van a adoptar como parte de la estrategia empresarial para superar esa coyuntura económica.

No son dos informaciones que se deban tomar a la ligera, ofreciendo una explicación somera o cifras globales que no expliquen cuál es la situación real de la empresa. Cabe recordar que, en caso de juicio por despido improcedente, este documento puede ayudar a la defensa de la empresa.

Por lo tanto, la carta de despido debe contener un resumen de las pérdidas que la empresa ha sufrido durante los últimos trimestres. De la misma forma, se pueden incluir datos y porcentajes sobre el descenso en las ventas, aunque de cara a justificar el despido objetivo, lo principal es que la empresa presente pérdidas durante tres trimestres seguidos o que sus ventas o ingresos trimestrales sean inferiores a las del mismo trimestre del año anterior.

Además, a la justificación del despido por motivos económicos hay que añadirle una explicación de cómo este despido ayudará a la empresa a mejorar sus números, además de incluir otras  medidas concretas que la empresa piensa tomar de cara a solucionar esta situación.

Esta parte es importante ya que, en caso de juicio, la carta ayudará a demostrar cómo la empresa tenía previsto mejorar sus cifras y que el despido del trabajador no se ha enmascarado en una situación económica irreal.

Estructura de la carta de despido objetivo por motivos económicos

  • Inclusión de datos del trabajador despedido, lugar y fecha.
  • Primeros 2 ó 3 párrafos: explicación del motivo del despido por causas económicas. Esta explicación debe incluir datos que reflejen la situación real de pérdidas o previsión de pérdidas de la empresa.
  • Párrafos siguientes: explicación de cómo el despido ayudará a mejorar las cuentas de la empresa y qué otras medidas se tomarán para paliar la situación actual.
  • Cierre: para finalizar la carta se debe recordar que se procede a abonar la correspondiente indemnización por despido objetivo, fijada en 20 días de salario por año trabajado.

En BBVA con tu empresa | ¿Cómo comunicar un despido? 7 errores que no debemos cometer