¿Cómo se mide el éxito empresarial?

Pymes | 16/05/2014

¿Cuáles son los criterios que determinan el éxito de una empresa? El tema es muy delicado, a menudo se habla del éxito de una empresa que consigue una posición dominante en el mercado pero que al poco tiempo pierde fuelle y se ve sobrepasada por la competencia. En otros casos se habla de éxito por conseguir dinero para un proyecto y a pesar de ello éste nunca llega a poner en marcha un negocio rentable ¿Cómo se mide el éxito empresarial? Hay que partir de la base que el éxito se alcanza por la consecución de unos objetivos y que, por supuesto, no existe el éxito absoluto. Por otro lado los criterios que determinan el éxito pueden ser subjetivos, o bien la percepción es diferente según las personas.

Cuestión de objetivos y de expectativas

Para la empresa, desde el punto de vista interno, se alcanza el éxito en el momento en que, una vez establecidos una serie de objetivos, se van alcanzando las cotas marcadas. Lógicamente el buen desarrollo de una empresa se basa en pequeños éxitos continuos, que tienen que ver con una progresiva revisión de esos objetivos y una evolución natural del negocio en cuanto a su economía y retos estratégicos. Desde un punto de vista particular hay determinados factores clave que si se logran pueden servir para afianzar la actividad de la empresa y que se pueden considerar como éxitos. En este aspecto podemos hablar de la captación de capital, el desarrollo de productos propios que aporten un valor añadido (consecución de patentes, procesos de innovación, etc.) o la culminación positiva de determinadas estrategias (internacionalización, diversificación de actividades, etc.) Sin embargo estos éxitos internos no tienen por que apreciarse igualmente desde el punto de vista externo, porque en este punto entran en juego las expectativasque se podía haber creado entre quienes no forman parte de la empresa. Por ejemplo, un incremento de ventas o un mayor beneficio en un ejercicio puede ser visto por el empresa como un éxito y sin embargo el mercado esperar más y que no se consideren esas cifras como suficientemente positivas.

El éxito fugaz o el de saber mantenerse

Todos tenemos en mente alguna empresa que de manera más o menos rápida se convirtió en un referente en su sector pero no fue capaz de mantener el nivel y acabó pasando del cielo al infierno. Lideres fugaces o capaces de mantenerse como negocios punteros durante un tiempo determinado, pero que no pudieron o no supieron adaptarse a los cambios, innovar en un mercado en constante evolución o directamente cometieron errores estratégicos que les condenó al fracaso. El éxito fugaz es digno de estudio porque alcanzar la cima ya es en sí un mérito, independientemente de que posteriormente se haya producido la caida (que, por supuesto, también merece nuestra atención), incluso muchas empresas de corto recorrido logran su objetivo y luego mueren porque no están diseñadas para perdurar. Por otro lado hay multitud de ejemplos de compañías que, sin llegar a estar siempre en el primer nivel, son un modelo de éxito por conseguir mantenerse en un segundo plano pero siempre activas y dando a sus promotores, a sus clientes y a sus inversores aquello que buscan. En este caso el éxito no se logra por su capacidad para llegar a la cima, si no por su capacidad de supervivencia.
ctawf1_post_step1a
En BBVA con tu empresa | "En España se glorifica el éxito y penaliza el fracaso", hablamos con Javier Regueira Imagen | StockMonkeys.com