Cómo se cambia la base de cotización de un autónomo

Autónomos | 17/01/2017

A lo largo de su vida profesional, el autónomo puede optar por aumentar o disminuir su cotización a la Seguridad Social, dependiendo de su volumen de ingresos y de lo cerca o lejos que le quede el momento de la jubilación.
No existe un máximo de veces que un trabajador puede cambiar su base de cotización a lo largo de su vida profesional
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Una de las principales características de un autónomo es que, a diferencia de los trabajadores por cuenta ajena, puede ir modificando su base de cotización con el paso de los años para mejorar, poco a poco, la pensión pública que recibirá tras jubilarse.

Dentro de unos mínimos y máximos, que para el año 2017 son de 1.152,8 euros y 3.642 euros mensuales respectivamente, un trabajador por cuenta propia puede escoger cuánto quiere cotizar. Así, aunque el 86 % de los autónomos españoles cotizan por la base mínima – según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social -, cualquiera de estos profesionales puede modificar lo que paga al mes en concepto de cuota de autónomos, mejorando de esta manera su futura pensión.

La gestión administrativa para cambiar la base de cotización es rápida y se puede hacer de manera telemática en la web de la Seguridad Social. Para los autónomos que prefieran hacer esta gestión en persona, las diferentes sedes provinciales de la Seguridad Social también permiten cursar la solicitud de cambio de base de cotización.

De cualquier manera, para cambiar la base de cotización tan solo hay que cumplimentar un documento en el que le piden al autónomo sus datos personales y la nueva cantidad por la que quiere cotizar. Este formulario permite, además, escoger diferentes opciones para ahorrar al autónomo el tener que estar cambiando constantemente su cotización:

  • Opción para que la base de cotización sea siempre la máxima posible.
  • Opción para que la base de cotización se incremente en el porcentaje en el que se incremente la base máxima del régimen.
  • Opción de renuncia al incremento automático de la base de cotización.

Plazos para cambiar la base de cotización

Existen dos plazos determinados en los que un autónomo puede modificar su base de cotización. El primero de ellos comienza el 1 de enero y termina el 1 de mayo. Las solicitudes cursadas durante estos meses tendrán efecto a partir del 1 de julio siguiente. El segundo periodo tiene como fecha límite el 1 de noviembre y tiene efecto a partir del 1 de enero del año siguiente.

Además, no existe un máximo de veces que un trabajador puede cambiar su base de cotización a lo largo de su vida profesional, aunque por cuestión de plazos, estos cambios solo podrán ser dos al año.

En BBVA con tu empresa | El plan de pensiones contado en clave de autónomos


ctawf1_post_step1a