Un recorrido por la Europa de la paternidad

Pymes | 04/01/2017

Los permisos de paternidad son todavía una de las grandes tareas pendientes para la Unión Europea en materia de igualdad. En la actualidad existe una gran disparidad entre los beneficios a los que pueden acogerse padres y madres a lo largo y ancho de toda Europa.
En la mayoría de países europeos hay una enorme diferencia entre el permiso de maternidad y el de paternidad.
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Aunque España está en consonancia con muchos países de su entorno en cuanto al permiso de maternidad, con 112 días por hijo nacido, todavía existe un gran abismo en lo que se refiere a los días de permiso que puede disfrutar el padre. No es un caso aislado. En la mayoría de países europeos hay una enorme diferencia entre el permiso de maternidad y el de paternidad.

En España, el reciente cambio legislativo que ha entrado en vigor este pasado 1 de enero viene a paliar, en parte, esta situación. A partir de ahora el permiso de paternidad en España pasa de 15 días a 1 mes. Es una importante mejora que se entiende mejor en su contexto. Para ello, vamos a analizar qué ocurre en el resto de países europeos en base a datos de la Unión Europea y del Servicio de de Investigación del Parlamento Europeo. Veamos qué nos depara este paseo por la Europa de la paternidad.

Nota: para elaborar este mapa solo se han tenido en cuenta los permisos de maternidad y paternidad retribuidos. Algunos países ofrecen periodos más largos de permiso, aunque no remunerados.

Puede cambiar entre permiso de paternidad y maternidad pulsando ‘Visible layers’, en la parte superior del mapa.

Las tres claves de la paternidad en Europa

En base a los datos extraídos de las fuentes oficiales anteriormente mencionadas, podemos comprobar cómo existe una Europa a tres velocidades en cuanto a permisos de paternidad se refiere.

En un primer grupo nos encontramos a los países del norte de Europa, que ofrecen unas semanas base de paternidad y, además, contemplan que madre y padre se puedan repartir un importante número de semanas para cuidar a su hijo durante la primera etapa de su vida. Uno de los casos más representativos es el de Suecia, en donde ambos progenitores cuentan con 12 semanas propias de baja, a las que les pueden sumar hasta 40 semanas que se pueden distribuir como ellos deseen.  

Dinamarca y Finlandia también forman parte de este grupo en el que el Estado permite elegir a los padres cómo distribuir parte de su permiso. En este sentido, España también permite cierta flexibilidad, al ofrecer a ambos los padres distribuirse 10 semanas de las 16 a las que tiene derecho la madre.

Un segundo grupo, el más numeroso, lo componen aquellos países que tan solo ofrecen un determinado número de semanas pagadas por paternidad, sin posibilidad de repartir tiempo adicional entre padre y madre. En este caso se pude hablar de países como Francia, Polonia, Reino Unido y un largo etcétera en el que lo habitual son 2 ó 4 semanas de baja por paternidad.

En tercer lugar se encuentran aquellos países cuyo permiso por paternidad es inexistente o irrisorio. En este grupo abundan países del centro y este de Europa como Rumanía, Hungría o República Checa.

Las retribuciones durante el permiso de maternidad y paternidad

Mención aparte merece el complejo puzle de la retribución por baja maternal en Europa. Aunque la mayoría de países contemplan un permiso del 100 % para una serie de semanas, también es habitual que a partir de un determinado periodo la retribución baje al 80 ó 70 %. En algunos países, como Reino Unido, a partir de la séptima semana la retribución baja al equivalente del salario mínimo.

Las excepciones, normas y ‘rarezas’ legislativas son abundantes y ofrecerían material para un segundo artículo. No obstante, con lo expuesto hasta el momento queda representada esa brecha entre los permisos de maternidad y paternidad.

En BBVA con tu empresa | Cómo funciona el permiso de paternidad en la pyme