Cómo realizar el cálculo del cash flow de una empresa

El cálculo del cash flow provee valiosa información a la empresa.

Pymes | 21/07/2015

Entra en BBVA Con tu empresa y descubre cómo realizar el cálculo del cash flow de una empresa.
El cálculo del cash flow nos permite observar el movimiento de dinero a lo largo de un período.
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Por cash flow o flujos de efectivo entendemos el conjunto de movimientos de dinero en efectivo que se produce en una empresa a lo largo de un período. Es importante resaltar que no estamos hablando del dinero que posee la empresa en un momento dado, sino de los movimientos que tenga el dinero en efectivo de la empresa a lo largo de un período. Lógicamente, esos movimientos pueden ser tanto cobros como pagos.

¿Qué es un estado de flujos de efectivo?

Un estado de flujos de efectivo es un documento que informa sobre el origen y la utilización del efectivo, clasificando los movimientos por actividades e indicando la variación neta de dicha magnitud en el ejercicio. Tiene una doble utilidad, sirve para calcular de forma desglosada cómo se genera el cash flow de la empresa y, a la vez, sirve como forma de presentación.

¿Qué métodos se pueden utilizar para calcular el cash flow?

Se puede realizar el cálculo a través de dos métodos. El primer método es el método directo, según el cual se presentan por separado las principales categorías de cobros y pagos en términos brutos. Eso significa que se obtiene información, para cada categoría, del importe de todos los cobros de ese período y el importe de todos los pagos de ese período, y no solamente de la mera diferencia entre cobros y pagos.

También se puede calcular el cash flow a través del método indirecto. El método indirecto para calcular el cash flow parte del resultado contable. Pero, como el resultado contable es la diferencia entre ingresos y gastos, habrá que realizar una serie de ajustes. Esos ajustes surgen por las diferencias entre el concepto de cash flow y el de resultado contable. Los ajustes tienen en cuenta el hecho de que los conceptos de cobro e ingreso, lo mismo que los de pago y gasto, no son coincidentes, aunque estén relacionados. También sirven para tener en consideración que una parte de los cobros o pagos pueden no hacerse en efectivo. En otros casos el momento en el que se efectúa el cobro o el pago no coincide con el momento en el que afectan al resultado contable. Y también sirven para hacer una reclasificación. Por poner un ejemplo, hay partidas que pueden generar cobros o pagos que afectan al resultado contable pero que se reclasifican como parte del cash flow relacionado con las actividades de inversión o financiación.

En España, el Plan General de Contabilidad, parte de la utilización del método indirecto, sin perjuicio de que algunas partidas se muestren por el método directo. En España es obligatoria la inclusión de un estado de flujos de efectivo en las cuentas anuales, salvo para las empresas que pueden formular balance, estado de cambios en el patrimonio neto y memoria abreviados. En adelante tomaremos como referencia ese estado de flujos de tesorería del Plan General de Contabilidad español, pero conviene tener presente que el cash flow de una empresa se puede calcular de diferentes maneras.

¿Qué clases de cash flow podemos distinguir en función de las actividades de la empresa?

En general, se suele distinguir el cash flow generado por las actividades de explotación, el cash flow generado por las actividades de inversión y el cash flow generado por las actividades de financiación.

El cash flow de las actividades de explotación es fundamentalmente el ocasionado por las actividades que constituyen la principal fuente de ingresos de la empresa, así como por otras actividades que no puedan ser calificadas como de inversión o financiación. 

El cash flow de las actividades de inversión representa los cobros y pagos de efectivo realizados en las operaciones relacionadas con activos tales como inmovilizados intangibles, materiales, inversiones inmobiliarias o inversiones financieras. Por ejemplo, la compra de una máquina implica un pago, del mismo modo que su venta se traducirá en un cobro.

El cash flow de las actividades de financiación es el relacionado con las actividades que producen cambios en el tamaño y composición de los capitales propios y de las deudas tomadas por parte de la empresa. Por ejemplo, incluye lo que se cobra en la emisión de títulos de deuda o por la concesión de un préstamo bancario y, lógicamente, también incluye el pago que se realiza cuando se devuelve la deuda. Y también incluye los dividendos que reparte la empresa.

¿Cuáles son los principales ajustes que hay que hacer para realizar el cálculo del cash flow de las actividades de explotación?

En primer lugar, hay que sumar toda una serie de gastos que no implican pagar un dinero durante el ejercicio pero que aparecen en la contabilidad para reflejar, por ejemplo, la pérdida de valor de un activo o la posibilidad de tener que pagar un dinero en el futuro.  En estos casos, durante el período no se paga ninguna cantidad, no ha salido dinero de la empresa. Por eso se suma al beneficio, para ajustar lo que restaron esos gastos que no han supuesto ningún pago durante ese ejercicio. En este tipo de gastos encontramos principalmente las amortizaciones, pero también pérdidas por el deterioro de valor de los activos y la variación de las provisiones.

También se reclasificarán los ingresos y gastos financieros, para que figuren en la partida correspondiente en el estado de flujos de efectivo. Por ejemplo, si hubo un beneficio de la venta de unas acciones, eso no debe figurar dentro de los flujos de efectivo de las actividades de explotación, sino de los de las actividades de financiación. Para calcular el cash flow que proviene de las actividades de explotación se restan los ingresos financieros y se suman los gastos financieros. De esta manera cada ingreso o gasto financiero se sumará (en el caso de los ingresos) o restará (en el de los gastos) dentro de la partida correspondiente. Es decir, primero se quitan y luego se van poniendo en el apartado que corresponda.

Otro aspecto importante es el de la realización de ajustes que tienen que ver con el hecho de que en las actividades más habituales de la empresa no coincide normalmente el momento en el que surgen las obligaciones que dan lugar al apunte de ingresos y gastos en la contabilidad y el movimiento de dinero. Por ejemplo, se pueden comprar existencias y pagarlas a crédito en el siguiente período o, en alguna ocasión,  se puede hacer un pago anticipado. Así, por ejemplo, si hemos tenido un aumento de la cuenta de proveedores, eso implicará un menor pago en el período. Si, por ejemplo, han aumentado las existencias, eso no implica cobro alguno en ese período aunque haya un ingreso en ese perído, por lo que habrá que restarlo para calcular el cash flow generado por las actividades de explotación.

 ¿Y qué pasa con el cash flow generado por las actividades de inversión y financiación?

Todos estos flujos de efectivo de las actividades de inversión y financiación se muestran de forma directa, mostrando de forma separada los cobros y pagos brutos de cada categoría, y no el cash flow neto, de manera que se ofrece mayor información. Para calcular el cash flow neto de una determinada categoría solamente tendremos que restar los pagos a los cobros de esa categoría.


ctawf1_post_step1b

En BBVA con tu empresa¿Qué es el cashflow? 

El presupuesto de cash flow

Imagen| Stopnlook