¿Qué es la gestión de inventarios?

Emprendedores | 22/06/2012

La palabra inventario, cuando se utiliza en el área de producción, hace referencia a los artículos que permanecen almacenados en la empresa a la espera de una posterior utilización. Algunas empresas utilizan los términos stock y existencias para referirse al mismo. Por tanto, se conoce como inventario, stock o existencias al conjunto de elementos de distinto tipo almacenados por la empresa para hacer frente a futuras necesidades de producción o venta.

Prácticamente todas las empresas deben mantener distintos tipos de almacén para hacer frente a las necesidades de producción, consumo o venta. En el caso de no disponer de inventarios, el proceso productivo podría detenerse por falta de materia prima, y los clientes podrían quedar desabastecidos. Este fenómeno se conoce como ruptura de stock. Las organizaciones empresariales no pueden permitir el lujo de que esto suceda, y por ello dedican mucho dinero al mantenimiento de sus inventarios.

Tipos de inventarios

a) Inventarios de materias primas: se componen de materiales adquiridos a proveedores de la empresa para su incorporación al proceso productivo. Por ejemplo, las existencias de almendras acumuladas por una fábrica de turrones. Seguramente, antes de que empiece la campaña, la empresa comprará una gran cantidad de almendras, que mantendrá en un almacén para hacer uso de ellas cuando se necesiten. A medida que vayan disminuyendo las existencias, será necesario realizar nuevos pedidos para mantener un adecuado nivel de stock.

b) Inventarios de productos en curso de fabricación y productos semiterminados: estos inventarios comprenden los materiales que ya han sufrido alguna transformación, aunque todavía no haya concluido el proceso productivo (productos en curso de fabricación). Por otro lado, los productos semiterminados son aquellos fabricados por la empresa que están a la espera de una posterior transformación o incorporación.

c) Inventario de productos terminados: como su propio nombre indica, son las existencias del producto final almacenadas por la empresa a la espera de su venta y posterior salida del almacén. Por ejemplo, una fábrica de muebles puede producir una gran cantidad de mesas, que almacenará con el objeto de hacer frente con rapidez a los pedidos de los mismos.

d) Inventarios de materiales y suministros: las empresas necesitan de una gran cantidad de materiales auxiliares para realizar el proceso productivo. La utilización frecuente de estos elementos hace necesario disponer de un nivel mínimo de existencias que garantice un suministro adecuado. Veamos algunos ejemplos de almacenes de este tipo de inventarios:

  • Almacén de material de oficina.
  • Depósitos de combustibles.
  • Almacén de envases y embalajes.
  • Almacén de herramientas.
  • Etcétera.

 

Consideraciones finales

Como podemos comprobar en los ejemplos citados, prácticamente todas las empresas disponen de inventarios, tanto las empresas de bienes como las de servicios. Es cierto que las fábricas suelen disponer en mayor medida de existencias de materia prima, y los servicios puros no necesitan apenas almacenar mercancía, pero existen empresas del sector terciario cuyos almacenes son enormes.

Pensemos, por ejemplo, en las grandes superficies comerciales, que deben disponer de un gran centro logístico para atender a sus necesidades de almacenamiento. En este caso, se trata de un inventario de mercaderías, que almacena productos terminados fabricados por otras empresas de los sectores primario y secundario.

En LEC Cómo funcionan los canales de distribución de la empres

Imagen | Nick Saltmarsh