Qué es el business to consumer (B2C)

Comercios | 03/09/2012

Como ya sabemos, el comercio electrónico consiste en la utilización por parte de las empresas de medios electrónicos, fundamentalmente Internet, para realizar transacciones comerciales. Este tiene dos modalidades principales: el "business to business" (Empresa a Empresa, B2B) y el "business to consumer" (Empresa a Consumidor, B2C), el cual analizaremos a continuación.

La proporción de población con acceso a Internet es cada vez mayor. Por ello, no es de extrañar que hayan subido espectacularmente en los últimos años las compras directas de particulares a empresas utilizando este medio, modalidad de comercio electrónico que se conoce como B2C: "business to consumer". El sistema B2C está dirigido al gran público, por lo que se trata de una verdadera tienda virtual. Como carece de soporte físico, la tienda se apoya en una página web, que debe ser lo más completa posible.

Puede pensarse que, al no existir contacto físico entre comprador y vendedor, se dificulta el proceso de compra, y no es posible dar un trato personalizado al cliente. Sin embargo, los diseñadores de páginas web cada vez resuelven mejor este problema. Por ejemplo, a la hora de comprar un ordenador por Internet se puede elegir cualquier tipo de configuración adaptada a las necesidades del cliente, que no tiene más que marcar sus preferencias en la página web del fabricante.

No obstante, es cierto que muchos artículos requieren la presencia física del comprador para comprobar sus características o su funcionamiento. Aunque se incluyen fotografías detalladas de los objetos en venta, muchos clientes prefieren verlos y tocarlos (o incluso probárselos, como sucede con la ropa). Debido a ello, la mayoría de las ventas en la modalidad B2C se realizan sobre artículos estándar como libros, elecrodomésticos, ordenadores, cámaras fotográficas, etc, casos en que los productos son todos iguales y el cliente está seguro de lo que compra.

Es importante destacar que detrás de toda operación B2C existen muchas actividades logísticas de gran complejidad: cuando un comprador aprieta el botón de su ratón para confirmar una operación de compra se pone en marcha un proceso muy complicado. Por ello, esta actividad la llevan a cabo principalmente compañías especializadas que hacen de intermediarios de los fabricantes, aunque cada vez con más frecuencia son los mismos fabricantes los que se dedican a ello.

En BBVA con tu empresa | Nuevos medios de pago para ecommerce y móviles

Imagen | Coletivo Mambembe