Qué debe tener una carta de renuncia

Pymes | 02/02/2017

Además de avisar con 15 días de antelación, la carta de renuncia es un requisito para dejar constancia oficial de que un empleado se quiere marchar de su puesto de trabajo por voluntad propia.
Una carta de despido no es un mero formalismo, ya que en caso de juicio puede ayudar a tu empresa a justificar el despido
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

A la hora de abandonar un puesto de trabajo de forma voluntaria existen una serie de requisitos legales que el empleado debe atender. Es bien sabido que ante cualquier baja, ya sea por despido o por que el trabajador se marcha a otra empresa, se debe comunicar la decisión con, al menos, 15 días de antelación. Pero además debe constar una notificación oficial de dicha decisión: la carta por despido, que debe incluir los siguientes datos:

 

  • Datos personales de la persona que renuncia a su puesto: esto incluye nombre y apellidos, DNI y puesto que desempeñaba en la empresa.
  • Datos de la empresa o responsable al que se dirige.
  • Luchar y fecha.
  • Firma del trabajador que renuncia.

Además, en una carta de renuncia se espera que el trabajador explique, aunque sea de manera breve, los motivos que le han llevado a marcharse de la empresa. Aquí no hay un requisito legal que determina cómo de larga o  detallada debe de ser esta explicación, pero sí es un gesto de cortesía hacia el empleador.

Y es que ante la marcha de un empleado –esperada o no-, se produce una transición que como empresarios debemos saber manejar. Por ejemplo, aquí te explicamos cómo aprovechar una entrevista de salida.

En cuanto a la carta de renuncia, aparte de ser un documento con gran valor legal, puede ser además de ayuda para saber por qué uno de nuestros empleados ha decidido abandonar nuestra empresa.

Consejos para redactar una carta de renuncia

Como trabajador, si has decidido abandonar la empresa, independientemente de los motivos que te hayan llevado a ello, es importante que intentes dejar el mejor ‘sabor de boca’ en tus empleadores. Por un lado, porque nunca se sabe si volverás a colaborar o trabajar con ellos y por otro, porque esa empresa forma ya parte de tu currículum y, si mantienes una buena relación con tus antiguos empleadores, siempre podrás recurrir a ellos para que den referencias de ti a otras empresas.

Sea por el motivo que sea, una oportunidad de dejar una buena impresión puede ser redactar una carta de renuncia adecuada. Así que al margen de los datos que hemos comentado anteriormente, deberías dedicar un par de párrafos a explicar qué motivos te han impulsado a tomar esa decisión. No hace falta entrar en grandes detalles, ser demasiado críticos o hiriente, sino ofrecer alguna clave que ayude a entender a tu empleador tus motivos.

Desde luego, lo más adecuado es cerrar la carta con un agradecimiento formal pero, de nuevo, eso ya depende de ti.

En BBVA con tu empresa | ¿Cómo comunicar un despido? 7 errores que no debemos cometer.