¿Cómo puede una empresa calcular el coste de un trabajador?

Pymes | 08/04/2015

Calcular el coste de un trabajador en la empresa es importante a la hora de prever los gastos de personal y para valorar la dimensión de la plantilla, además de que nos proporciona una visión más realista de la situación financiera presente y futura de la organización

A la hora de calcular el coste de un trabajador, tenemos que conocer la diferencia que existe entre el coste salarial y el coste laboral, que al fin y al cabo es el que nos puede proporcionar una visión más realista del importe desembolsado en cada miembro de la plantilla. No obstante, no deberíamos obviar la importancia de realizar un cálculo pormenorizado sobre los retornos de esta inversión, en forma de ingresos directos o midiendo la participación de los empleados en las actividades estratégicas de la organización, según la consecución de los objetivos concretos de su puesto.

Diferencia entre coste laboral y coste salarial

Bien, es posible que en muchas ocasiones veamos estudios estadísticos que nos hablan sobre la media o la mediana del coste salarial, entendiendo esto como el conjunto de desembolsos realizados en relación al salario del empleado. Este cómputo incluye:

  • Salario base
  • Complementos salariales / Extras
  • Horas extras
  • Salario en especie
  • Pago de posibles atrasos
  • Pagas extraordinarias

No obstante, si queremos analizar el verdadero coste de un empleado, tendremos que tener en consideración otros variables que también representan un gasto económico para la empresa:

  • Gastos de transporte
  • Gastos en uniformes y otros elementos de identidad corporativa
  • Dietas de viajes
  • Cotizaciones a la Seguridad Social: Fondo de Garantía Salarial con un 0,20%, formación profesional con un 0,70%, cobertura por desempleo (tipo general del 5,50% en 2015) y contingencias comunes con un 23,6%
  • Otras percepciones no salariales: como los pagos por IT, pluses, etc.

La suma del coste salarial y el resto de gastos, nos proporciona el coste laboral, que es el conjunto de importes desembolsados por la empresa por cada trabajador. Analizando los puntos que forman parte del cálculo, tenemos que entender que el propio desempeño del trabajador puede incrementar los gastos, pero al mismo tiempo pueden estar aumentando los ingresos incluso de forma mucho más relevante. Por tanto, no debería ser analizado como un dato aislado, sino como parte de un estudio más completo, en el que también tendría que tenerse en cuenta la naturaleza del coste operativo y la rentabilidad de la plantilla respecto a sus resultados. Igualmente, el departamento de Recursos Humanos debería prever otro tipo de gastos derivados de la evolución de la plantilla, como las posibles indemnizaciones por despido o los gastos de formación continua y de introducción de nuevos empleados, además de los costes derivados de los procesos de selección de empleo (muy relacionados con los ratios de rotación) y un pequeño margen de maniobra para imprevistos. Todo esto si lo que queremos es hacernos un esquema a nivel general, lo cual sería más práctico si se realiza en cómputo anual, para utilizarlo como referencia en la previsión de gastosy en la dotación de recursos del ejercicio.

El coste laboral en España

El coste laboral medio en España, teniendo en cuenta el salario y las remuneraciones sociales, fue de 2.638,8 euros por trabajador y mes durante el último trimestre de 2014. Esto implica un descenso del 0,5% respecto al cuarto trimestre de 2013, según el Instituto Nacional de Estadística, que continúa la tendencia de bajada iniciada durante los tres trimestres anteriores. Sin tener en cuenta los factores variables del salario, como el pago de atrasos, despidos y otros pagos extraordinarios, el coste ordinario resultante es de 1.628,75 euros de media. Si tenemos en cuenta este coste salarial de forma aislada, encontramos que ha crecido un 0,1%, aunque si sumamos los variables excluidos del coste ordinario, la cifra ascendería hasta los 1.991,84 euros. En cuanto a los costes no salariales, ascienden a 646,96 euros tras un descenso interanual del 1,5%. De esta partida, el componente más relevante es el de las cotizaciones a la Seguridad Social, con 584, 52 euros, que también supone un ascenso, en este caso del 1,8% respecto al cuatrimestre anterior. En definitiva, obtenemos las siguientes cifras:

  • Coste salarial ordinario: 1628,75 euros
  • Costes salariales variables: 363,09 euros
  • Coste salarial incluyendo variables: 1.991,84 euros
  • Costes no salariales: 646,96 euros
  • Coste laboral total (ordinario + variables + costes no salariales): 2.638,8 euros

Esta cifra nos proporciona una cifra que sirve de orientación respecto a la evolución a nivel nacional, si bien la empresa puede realizar un cálculo mucho más detallado y práctico, con el que analizar la tendencia respecto a los ingresos y la posible necesidad de ajustar o ampliar la plantilla.


ctawf1_post_step1b

En BBVA con tu empresa | ¿Cómo se calculan las pagas extras cuando acaba una relación laboral?, Mejora la satisfacción de tus clientes con el sistema de retribución variable, La nómina: tipos de retribución y forma de pago, Preguntas y respuestas sobre la absorción de salarios, Cómo se calculan todos los costes de personal Imagen | Thethreesisters