Cómo planificar una campaña de publicidad en redes sociales

Pymes | 10/11/2016

Las redes sociales son el gran escaparate del siglo XXI. Una de sus principales ventajas son las posibilidades publicitarias que ofrecen, con un público bien definido y segmentado y la capacidad de saber exactamente a quién le llega nuestro mensaje y cómo.
Una de las ventajas de la publicidad online es que podemos medir exactamente los resultados obtenidos
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Las tradicionales campañas de publicidad en medios de comunicación han ido cediendo terreno en los últimos años a favor de las redes sociales. Y los motivos son varios: desde un precio mucho más ajustado y flexible a las necesidades de cada empresa hasta la capacidad de conocer exactitud cuánta gente ha recibido nuestro mensaje, qué perfil tienen y por qué medios. Sí, Internet ha revolucionado la forma de comunicar, también para las empresas.

Por su parte, el consumidor ha recibido con los brazos abiertos esta nueva forma de recibir información comercial. Así lo prueba el Estudio Anual de Redes Sociales 2016 de la IAB Spain, que habla de un 84 % de internautas que siguen “alguna marca en redes sociales principalmente para estar informado de ellas y para poder participar en concursos y promociones”. Por orden, Facebook, Twitter e Instagram son las tres redes sociales preferidas por los usuarios para seguir una marca comercial. Con este argumento, veamos cómo planificar una campaña de publicidad en estas redes sociales.

Que tu público objetivo te indique la red social, no al revés

En demasiadas ocasiones se plantean campañas de publicidad con ideas preconcebidas: “hay que estar sí o sí en Facebook y Twitter” o, “no, no vamos a estar en Instagram porque la publicidad no es efectiva…”. Aquí hay que echar mano de la experiencia en soportes tradicionales: ¿dónde está tu público objetivo? ¿Cuál es el mejor medio para hacerle llegar nuestro mensaje? Planifica tu campaña de publicidad online en base a los usuarios que consumen tu marca, no en base a las redes sociales que estén de moda.

Ponemos un ejemplo: los estudios indican que el 75 % de los usuarios de Instagram tienen de 16 a 34 años, frente a un 2 % de usuarios que tienen más de 55 años. ¿Desarrollaríamos una campaña de publicidad para nuestro consumidor, que es un adulto de 40 años de media? Muy posiblemente sería una mala idea.

Plantea un  mensaje específico para cada red social

Cada red social tiene su propio lenguaje, sus propias formas de comunicar. Facebook, por ejemplo, premia mucho la inclusión de vídeo. Si eres usuario de esta red social, te habrás fijado en que últimamente tu muro está lleno de vídeos cortos. No es casualidad. El algoritmo de Facebook favorece que veas este tipo de contenido sobre otro. El orden sería algo así:

  • Vídeo – Fotos – Texto plano

Esto, sin embargo, no ocurre en otras redes sociales como Instagram. Por eso es importante conocer bastante bien qué tipo de narrativa y contenidos son los que predominan en el soporte elegido.

Márcate objetivos realistas

El éxito o fracaso  de una campaña de publicidad online tiene mucho que ver con los objetivos que te marques. Huelga decir que deben ser objetivos realistas y que se adapten a nuestro presupuesto. Para muestra, otro dato del Estudio Anual de Redes Sociales 2016: “solo un 14% declara haber comprado alguna vez a través de una red social”. Es decir, si lo que planteamos es vender a través de las redes tenemos un reto bastante complejo por delante.

Sin embargo, el estudio continúa: “65% admite que influye en su proceso de compra, sobre todo en Facebook”. Es decir, que aunque con consigamos conversiones en las redes sociales, sí captamos el interés del usuario. ¿Por qué no utilizar ese interés para derivarle a nuestra plataforma de venta? Es lo que hacen la inmensa mayoría de marcas.

Analiza los resultados

Una de las ventajas más importantes de la publicidad online con respecto a la tradicional es la posibilidad de saber exactamente a quién hemos llegado. Y no es solo cuestión del número total de personas, sino de sus perfiles: edad, perfil socio-económico, dispositivo desde el que se conectan, hora en la que reciben nuestro mensaje… un sinfín de posibilidades que nos permiten, una vez finalizada la campaña o durante esta, analizar qué ha pasado.

Si nuestra primera campaña de publicidad no ha funcionado podemos saber por qué. Y actuar en consecuencia.   

En BBVA con tu empresa | Información sobre redes sociales para tu pyme


ctawf1_post_step1a