Nueve errores de financiación que cualquier empresa debería evitar

Pymes | 22/09/2015

Errores y fallos en la financiación que toda empresa y toda pyme debe conocer para evitar. Entra en BBVA Con Tu Empresa y descubre los errores más comunes de financiación que cometen las empresas.
Desde un plan de negocio poco realista a falta de fondos... 9 errores de financiación que cualquier empresa debería evitar
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

“Muchísima gente se ha vuelto pesimista por financiar a optimistas”. Esta conocida frase del estadounidense C.T. Jones viene al caso porque en las próximas líneas vamos a repasar los errores más comunes de financiación que cometen las empresas, y que suelen tener en muchos casos, consecuencias desastrosas.

Uno de los principales errores en la financiación de una empresa proviene de un plan de negocio poco realista, que nos llevará a ser demasiado optimistas en las previsiones de ventas, resultados y tesorería. Suele ocurrir cuando no se conoce bien el mercado o se es inexperto, y se traduce en un exceso de optimismo o en una imprudencia suicida.

Un segundo error habitual también surge en los primeros pasos de cualquier empresa, y consiste en echar a andar con un capital propio inicial insuficiente. No es realista pensar que porque tengamos una gran idea de negocio, los demás se van a pelear por prestarnos el dinero. Lo ideal es tener el capital necesario para poder funcionar durante al menos un ejercicio, aunque lo razonable es tener el capital necesario para poder garantizarnos tres años de actividad sin financiación ajena.

Por lo general, la financiación externa consiste en préstamos, y éstos hay que devolverlos con intereses. Si apenas empezamos a caminar, ya tenemos el lastre de una deuda, el margen de error se reduce.

El tercer error más habitual en la financiación consiste en calcular mal los plazos de esos activos que van a precisar más tiempo para ser rentables. Por lo general, el fallo suele ser financiar a corto plazo bienes que se amortizan a medio y largo plazo, del tipo vehículos industriales o maquinaria. Este error es parecido a ponerse palos en las ruedas, pues limitan la capacidad financiera de la empresa y se convierte en un lastre cuando más daño puede hacer.

El cuarto error es el de incrementar los gastos con demasiada alegría, por previsiones favorables o porque acaban de entrar recursos externos. Básicamente, consiste en salirse de lo presupuestado por un exceso de optimismo a corto plazo. Al final, lo que se consigue es acelerar el ritmo del gasto y salirse del presupuesto, lo que tiene unas consecuencias
funestas.

En línea con el anterior, el quinto error,  es no llevar la contabilidad correctamente, algo imprescindible para saber en todo momento cómo va el presupuesto y cómo va el plan de negocio, qué genera ingresos, qué gastos se están produciendo, etc. Vamos, que la fotografía de la empresa ha de ser fiel y reflejar en todo momento la situación real de la empresa.

Y el sexto error tiene que ver con los periodos de cobros y pagos. Es algo tan simple como procurar cobrar pronto a tus clientes pagar sin prisas a tus proveedores. Este ‘juego’ te permite una financiación gratuita en el más corto plazo a través de un nivel de liquidez más alto, algo imprescindible en una empresa que empieza a andar sobre todo.

El séptimo error es una continuación del quinto, y consiste en no llevar un buen análisis de los balances y la cuenta de resultados. Esto te permitirá una segunda valoración de la situación financiera y por dónde hay que mejorarla.

Por último, el octavo error es no buscar financiación más allá de las formas más tradicionales (créditos bancarios), lo que hace perder oportunidades a veces más rápidas y baratas.

En BBVA con tu Empresa | Tres errores a evitar cuando emprendes tu negocio 

Imagen | iStock