No busques clientes, busca prescriptores de tu marca

Pymes | 30/01/2017

Nadie mejor que tus consumidores para recomendar tu negocio y explicar qué tiene de especial y por qué merece la confianza de otras personas. Te contamos cómo conseguir ‘enamorar’ a tus clientes para que se conviertan en tus mejores embajadores.
Uno de los retos más importantes de una pyme no es conseguir clientes, sino fidelizarlos
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Existen marcas que enganchan. Que generan pasiones entre los consumidores. Aquellas en las que ya no se puede hablar de clientes, sino de auténticos fans. No es fácil conseguir un negocio o marca que ‘enamore’ a sus usuarios, pero merece la pena intentarlo porque el premio es suculento: tener prescriptores en lugar de clientes significa que la persona que utiliza nuestros servicios o adquiere nuestros productos es, además, el mejor reclamo para otros posibles clientes.

Porque un prescriptor no es más que aquel cliente tan satisfecho con nuestro negocio o comercio que no solo vuelve una y otra vez, sino que nos recomienda a sus amistades y defiende las ventajas de consumir nuestros productos o servicios. Echémosle un vistazo a unas cuantas ideas que nos ayudarán a conseguir este tipo de consumidores.

Haz que cada cliente cuente

La mayoría de grandes marcas y empresas que han conseguido crear una sólida base de fans o prescriptores tienen algo en común: saben individualizar el mensaje que trasladan, hacer que cada cliente se sienta único y especial. Una newsletter personalizada, ofertas específicas en base a nuestras compras, felicitaciones –con descuentos- en fechas concretas, servicios o promociones exclusivas por ser clientes recurrentes… son solo algunas de las técnicas que las empresas más importantes utilizan en su día a día.

En tu comercio también puedes aplicar este tipo de estrategias, por eso son tan importantes las bases de datos y la segmentación de clientes, dos ideas que hace poco te explicábamos cómo aplicar a tu pyme.

Involucra a tu público

Individualizar el mensaje es importante. Hacer que cada cliente se sienta único es el comienzo, pero el siguiente paso debería ser involucrarle en tu marca. ¿Qué productos echa de menos en tu comercio? ¿Qué otros servicios le gustaría que ofrecieras? En la medida de lo posible deberías intentar hacer a tus clientes partícipes de tu negocio: escucharles, atender sus demandas, conversar con ellos, adaptarte poco a poco a lo que necesitan… si un cliente siente que su opinión es tenida en cuenta, inmediatamente se crea una conexión muy valiosa entre marca y usuario.

Convence con las emociones

El último paso en la búsqueda del prescriptor nos lleva a las emociones. Las marcas que realmente cuentan con fans y seguidores son aquellas capaces de emocionar a sus clientes. Aquí el neuromarketing tiene mucho que decir, por lo que deberías de preguntarte: ¿Qué quiero que sientan mis clientes cuando entren en mi local? ¿Cuáles son las sensaciones que provoca mi producto? ¿Cómo las refuerzo?

Hay muchas maneras de provocar esas emociones en tus clientes. Si tienes un comercio físico, puedes probar alguna de las estrategias que te ofrecíamos en este artículo. Por el contrario, si lo tuyo es una tienda online, puedes probar algunas de las técnicas de marketing digital que ya hemos analizado anteriormente.

Sea como sea, recuerda que uno de los retos más importantes de cualquier pyme no es solo llegar a nuevos clientes, sino hacer que estos se queden y se conviertan en los mejores valedores de tu negocio.

En BBVA con tu empresa | Por qué esforzarse en construir una relación de confianza con los clientes


ctawf1_post_step1a