Lo que la tienda de moda puede aprender del e-commerce

Comercios | 25/04/2017

Muchos comercios ‘de calle’ han decidido apoyar su estrategia con una tienda digital, mientras que otros prefieren concentrar sus esfuerzos en mejorar día a día su local. Para estos últimos, el no contar con un espacio digital de venta no debería ser impedimento para adoptar algunas buenas ideas del comercio digital que a continuación desarrollamos.
Los comercios tradicionales pueden aprender mucho de los digitales, sobre todo en la personalización de la experiencia de compra
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Aunque la tendencia de los últimos años nos indica que son cada vez más los comercios –de todo tipo, tamaño y sector – que apuestan por abrir una tienda online, también los hay que prefieren mantearse offline pero adaptando su negocio a los nuevos tiempos; la sana competencia empresarial ya no viene del comercio que está en nuestra misma calle o en el mismo barrio, sino que llega desde Internet, donde cada vez más e-commerce irrumpen en el mercado con sus propias estrategias. Y algunas de ellas son tan interesantes que merece la pena que también sean adaptadas por los comercios ‘de siempre’. Hoy vemos cómo las tiendas de moda pueden aprender de sus hermanas digitales.

Personalización de la experiencia de compra

Una de las características que tan bien han posicionado a las tiendas de moda online es que son capaces de personalizar la experiencia de usuario. ¿Cómo? A través del historial de compras y del historial de navegación en el e-commerce, la tienda online ofrece productos específicos para cada usuario.

El equivalente offline a esta personalización tiene que ver, por ejemplo, con las clásicas tarjetas de fidelización o las bases de datos de clientes. Como ya hemos comentado en varias ocasiones, es importantísimo conocer el perfil de nuestro cliente y sus tendencias de compra. Si tenemos esta información, podremos ofrecerle, por ejemplo, descuentos exclusivos para él en marcas o artículos determinados.

En este campo las posibilidades son muchas, pero la finalidad debería ser ofrecer una experiencia de compra única para cada cliente, una que se adapte a sus gustos y también a su bolsillo.

Correo con ofertas y promociones

Que no tengas una tienda online no quiere decir que no te puedas beneficiar de las ventajas que internet ofrece a la hora de alcanzar a tus clientes. Precisamente, apoyando la idea mencionada de personalizar la experiencia de cada cliente, una de las mejores maneras de hacerlo es a través del correo electrónico.

Puedes mandar descuentos u ofertas a tus clientes dependiendo de sus compras anteriores, así como informar de las novedades que vas a incluir en tu tienda o futuras campañas de rebajas.

Esta estrategia entronca con la denominada newsletter, que también funciona muy bien para e-commerce como el del sector de la moda, y es que más allá de ofrecer información sobre tu tienda puede ser una excelente oportunidad de ofrecer un valor añadido en forma de artículos de moda, consejos de belleza, etcétera.

Campañas temáticas

Las estaciones, las festividades, los grandes eventos… cualquier excusa es buena para cambiar la decoración de tu tienda, ofrecer descuentos u otras bonificaciones a la compra y, en definitiva, atraer a tu clientela o darte a conocer entre tu público objetivo que todavía no te ha visitado                .

Esto es algo que han comprendido muy bien los e-commerce y lo están explotando tanto en su propia web como en las redes sociales. Y ese es otro de los puntos clave.

Fomenta tus redes sociales

De nuevo, que no tengas una web no es excusa para que no estés en las principales redes sociales. Además, teniendo un comercio de moda, no estar en Instagram y llevar una estrategia tan interesante como la que te comentábamos hace poco, es un error que deberías subsanar.

La forma de pago

Por último, recurrimos a un clásico como es la forma de pago. Los e-commerce ofrecen numerosas opciones y aunque en una tienda física no dispones de todas esas facilidades, sí tiene un gran aliado contigo: el TPV. En otros artículos ya te hemos contado todas las ventajas que tiene contar con esta forma de gestión de pagos, pero nunca viene mal recordarlas.

En BBVA con tu empresa | El ascenso del e-commerce y cómo afecta al comercio tradicional