Lo que el lenguaje de los colores puede hacer por tu negocio

Comercios | 21/02/2017

El uso de la gama cromática como reclamo de clientes y creación de marca lleva ya muchas décadas siendo estudiado por los expertos en marketing. Las grandes empresas ya saben el poder de los colores, pero ¿qué pasa con las pymes?
El uso de colores en tu comercio no es un capricho, sino un importante aliado que te puede hacer vender más
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

El empleo de colores como forma de influir en las personas es algo que ha acompañado a la Humanidad a lo largo de su historia. Aquellos colores más difíciles de conseguir en la naturaleza, esos que requerían de tintas especiales, eran los más apreciados y trasladaban una imagen de exclusividad y realeza a quien los portaba. Un buen ejemplo de ello es el azul o el morado.

Con el paso de los siglos se ha ido ganando el acceso a todo tipo de colores, por lo que ese ‘halo’ de exclusividad se ha perdido, no así lo que cada color representa y evoca en las personas. Y por eso, desde hace décadas los profesionales de la publicidad y el marketing han venido utilizando los colores como una manera más de llamar la atención del consumidor y de reforzar mensajes específicos de sus marcas.

Y parece que sirve, porque según los profesionales del diseño y el color de la asociación Color Marketing Group, el 85 % de las decisiones de compra de productos se pueden atribuir a los colores que exhiben. No sabemos si este elevado porcentaje se corresponde con la realidad, pero sí es cierto que el color es fundamental a la hora de diseñar un producto o logo.

Cada color transmite una sensación diferente, un mensaje propio que se debe cuidar y que se transmite al subconsciente de quien percibe ese color. Por eso las páginas web, los logos de las marcas, el packaging o incluso los locales comerciales de franquicias y empresas multinacionales, tiene una paleta de colores que no ha sido elegida al azar.

Es el momento de repasar, a grandes rasgos, qué dicen de ti los colores de tu empresa.

El color adecuado para cada necesidad

Sí, los colores que  percibimos tienen un efecto a nivel subconsciente en el público y, dado que muchas de las decisiones de compra se toman de manera inconsciente, escoger el color adecuado para cualquier ámbito de nuestra empresa es importante.

Azul

El azul se ha asociado, tradicionalmente, a la tranquilidad, la serenidad y la reflexión. Además, es un color frío que también puede transmitir tristeza y lentitud.

En el ámbito de las empresas, el azul se utiliza para generar confianza entre el público, ya que es un color que no provoca grandes estímulos y confiere seriedad. Por eso muchas marcas lo utilizan para reforzar su imagen de responsabilidad y fidelidad entre su público.

Otro uso que grandes multinacionales le han venido dando al azul es en la decoración de sus oficinas. En aquellos sectores en los que se genera un gran estrés, el azul ayuda a relajar a los trabajadores y crearles una sensación de confort que con colores más ‘alegres’ no ocurre.

En cuanto a su uso en locales comerciales, el azul es un color que se adapta bastante bien a casi cualquier necesidad, con la excepción del sector alimenticio, en donde son muy pocas las ocasiones en las que se utiliza ya que puede suprimir el apetito.

Rojo

Pasamos a otro color primario, casi antagonista del azul. El rojo transite fuerza, pasión, intensidad. Es un color que estimula sentimientos fuertes, como el amor. El rojo también puede transmitir peligro, precaución, advertencia.

Este color destaca por encima de la mayoría de la escala cromática y por eso es muy utilizado para llamar la atención del consumidor. Por ejemplo, si hay elementos de nuestro comercio que queremos destacar, se puede utilizar una tonalidad de rojo acorde con el resto del local.

Sin embargo, es importante no abusar del uso del rojo ya que puede ‘saturar’ a la vista y crear una sensación de urgencia que, por ejemplo, no ayuda a mejorar la experiencia de compra.

Amarillo

El amarillo es el color de la alegría por excelencia. Transmite energía, vitalidad, optimismo, diversión y desenfado. Precisamente ese desenfado también puede ser percibido como infantil, alocado o descontrolado.

El amarillo es uno de los colores más estimulantes, por lo que su uso en lugares de trabajo puede ayudar a mantener la actividad y la creatividad entre los trabajadores; y por ese mismo motivo, no está recomendado para lugares en los que se requiere reposo, tranquilidad o reflexión.

Este color también es utilizado para llamar la atención y su uso junto con el negro, produce una potente sensación que puede venir muy bien para determinados mensajes comerciales. Además, el amarillo también es muy utilizado en locales de comida, ya que ayuda a estimular el apetito.

Verde

Es fácil entender por qué el verde está asociado a la naturaleza, la vida, la salud y el bienestar. Su uso en locales farmacéuticos, en hospitales y demás servicios de salud no ha hecho más que reforzar esta impresión del verde como un color seguro.

El verde es muy utilizado en productos o locales comerciales que quieren transmitir seguridad, pureza y naturalidad. En una época en la que lo ‘bio’ y ecológico está en alza, el verde es un valor seguro para transmitir todas esas ideas.

Naranja

En naranja es un color placentero, que provoca calidez pero a la vez estimula los sentidos. Es uno de los denominados ‘colores optimistas’ y también puede asociarse con la juventud, la creatividad, los instintos y sentimientos más positivos.

Tanto en un local comercial como en una oficina, el naranja ayuda a mantener una actitud positiva, a estar activo pero a la vez cómodo. Por eso, muchos ambientes que requieren confort y que el usuario se sienta bien, utilizan tonalidades del naranja más suaves, mientras que los lugares de trabajo que requieren más inspiración y creatividad usan tonos fuertes del naranja.

Blanco

La unión de todos los colores del espectro nos ofrece el blanco, que está repleto de posibilidades.  El blanco es pureza, transparencia, libertad, pulcritud, sencillez, elegancia.  

En espacios de trabajo el blanco ofrece ‘respiro’, limpieza y rigor. Aunque también puede denotar frialdad, ausencia de emociones o aburrimiento.

Negro

Y de la totalidad de los colores pasamos a la ausencia de ellos. El negro es la seriedad, la autoridad y la profesionalidad. Su uso, curiosamente, suele ser más indicado para actividades nocturnas.

Tanto para productos como para locales comerciales o lugares de trabajo, el negro es un color que se debe utilizar con cuidado, en momentos puntuales, ya que su abuso puede ser agobiante y opresivo.

¿Cómo usar estos colores?

Los colores te permiten ofrecer mensajes de tus productos, de tu local comercial o estimular diferentes sensaciones en tu equipo de trabajo. Dependiendo de las necesidades que tengas, del tipo de productos que vendas y de qué características requiera el trabajo cotidiano en tu empresa, deberás usar unos u otros en base a las ideas ya expuestas.

No obstante, debes recordar que hay colores que atraen más a un público específico que a otro. Por ejemplo, los colores más cálidos y ‘extrovertidos’, como el amarillo, el naranja o el rojo, se asocian más con la juventud, mientras que los colores más ‘serios’, como el azul, el verde o el negro, pueden reflejar mejor los gustos de un público más adulto.

En BBVA con tu empresa | 4 técnicas de neuromarketing que puedes aplicar ya a tu comercio