Las tarjetas de visita: cuando los métodos tradicionales también funcionan

Pymes | 26/01/2013

Vivimos la 'era' de las redes sociales, del correo electrónico, del Whatsapp o de los códigos QR. La rápida expansión de Internet y las nuevas tecnologías entre el común de los usuarios hace perder la perspectiva y creer que los medios digitales son los únicos para trasladar mensajes, para promocionar una marca o, simplemente, para comunicar. Y en este caso, hablaremos de las tarjetas de visita, uno de los métodos tradicionales que, pese a los avances tecnológicos, siguen teniendo mucha utilidad.

Como decía, el crecimiento de Internet lleva a muchos a desechar todo lo que no tenga el apellido digital. Y es un error pensarlo así, puesto que, aunque la red pueda ser hoy el principal 'campo de batalla' empresarial para muchas compañías, lo offline, el espacio más 'tradicional' sigue estando ahí. En el marketing, sigue existiendo también un trabajo de calle que necesita también herramientas que, aunque esas voces se empeñen, pueden funcionar.

Y entre esas herramientas más tradicionales está la tarjeta de visita. Pese a la existencia de internet y la expansión de los teléfonos inteligentes, estas 'herramientas' con los datos personales y básicos para mantener el contacto pueden ser muy útiles en cualquier gestión comercial. Y es que ese 'networking' del que ahora tanto se habla en los entornos más digitales y 2.0 se concluye, en la mayoría de las ocasiones, con un reparto de tarjetas con el que cerrar las conversaciones y las reuniones informales.

Se trata de un hábito social, de un gesto, en muchas ocasiones, de cortesía y, además, de una forma fácil y efectiva de dejar un 'rastro' de esa gestión comercial para tu marca o empresa. Es una vía para no cerrar la comunicación, para mantener abierto ese contacto futuro. Y hoy, con la infoxicación que sufrimos a diario en la red, es interesante.

Otro aspecto es la de la gestión digital de estas tarjetas de visita, algo que se puede antojar muy útil. Hoy existen multitud de herramientas en la actualidad gracias a las cuales se pueden escanear y almacenar en un archivo entre los contactos de un teléfono móvil o en los de la cuenta de correo electrónico.

En definitiva, los avances tecnológicos no son óbice para reconocer la utilidad de unas herramientas tradicionales que, pese a todo, siguen funcionando.


ctawf1_post_step1a

En BBVA con tu empresa | Por la boca muere un comercial, Los principios de la comunicación que todo vendedor debe conocer, ¿Se dejan llevar las empresas por las modas tecnológicas?

Imagen | Vega of the Seven Seas