Justificación y deducción de los gastos de desplazamiento de los autónomos

Autónomos | 22/04/2013

Una de las cuestiones más controvertidas en el tratamiento fiscal de la actividad de los autónomos se refiere a la justificación y deducción de los gastos de desplazamiento. La normativa determina que son deducibles aquellos que son necesarios para el desarrollo de la actividad, por tanto el quid de la cuestión está en cómo justificar que éstos son necesarios.

Desde el punto de vista de un autónomo que no tenga una actividad que requiera un desplazamiento constante y que tenga afecto a la actividad un vehículo cuyo uso está perfectamente justificado, se puede admitir que pueda desplazarse ocasionalmente a visitar a clientes, asistir a cursos, convenciones, ferias, etc.

El hecho de deducir los gastos que acarrean estos desplazamientos obliga a su justificación y para ello lo mejor es, siempre que se realice uno de estos desplazamientos, que se documente mediante una hoja de gastos.

Este documento debería especificar la fecha, el motivo y el lugar de desplazamiento y habrán de quedar incorporados al mismo los justificantes (facturas) de los gastos a los que ha dado origen: combustible o medios de desplazamiento utilizados, comidas, pernoctas, etc.

De esta manera si se requiere la justificación acreditativa por parte de la Administración se tendrá perfectamente documentada la necesidad de ese gasto para la actividad. Siempre debemos tener en cuenta que los importes de esos gastos no pueden ser exagerados, no podemos deducir un gasto de combustible desproporcionado para la distancia a la que se realiza el desplazamiento, ni los importes de las comidas pueden ser más altos de lo que correspondería a una dieta normal de un trabajador.

Si posteriormente el autónomo fuera requerido para justificar la necesidad de esos gastos éste podrá hacerlo más fácilmente si aporta estos documentos acreditativos, a modo de resumen de ese desplazamiento,que si sólo entrega las facturas, sin especificar ni el lugar ni el motivo del viaje.

La prueba de la necesidad de esos gastos siempre provendrá del contribuyente, por lo que si esa justificación no es clara la Administración podrá declararlos como no deducibles con el consiguiente perjuicio para el autónomo y la posibilidad de tener que enfrentarse a una sanción.


ctawf1_post_step1a

En BBVA con tu empresa | Conoce las nuevas sanciones derivadas de la Ley Antifraude

Imagen | Daquella manera