Haz el mejor selfie a tu pyme con esto trucos de Instagram

Pymes | 01/03/2017

La red social de fotografías por excelencia es la que más está creciendo en los últimos años. Sus 600 millones de usuarios -8 de ellos en España- son una gran excusa para que cualquier empresa quiera estar presente y compartir su día a día. Te contamos cómo.
Recuerda que es que el usuario de Instagram quiere ‘pasar el rato’ y curiosear, antes que buscar un producto específico que comprar
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Poco a poco, casi sin ruido, Instagram ha ido abriéndose paso en el mundo de las redes sociales como ese gran lugar en el que todo el mundo quiere estar: famosos, medios de comunicación, profesionales freelance, marcas… y por supuesto, personas sin más intención que compartir momentos de su vida cotidiana o curiosear el contenido de otros usuarios. Ahí es donde entráis tú y tu pyme.

Desde hace unos cuantos meses, Instagram ofrece la creación de perfiles específicos de empresas, con funcionalidades propias que ayudan a difundir sus contenidos y a alcanzar a su público objetivo. Y esto tiene sus ventajas.

Por ejemplo, a la hora de compartir en Facebook tus fotografías directamente desde Instagram, estas se publicarán en tu página de empresa, no en un perfil personal. Además, en la biografía se puede configurar una sección de contacto.

Pero entre las funcionalidades más interesantes que Instagram ofrece a las empresas está la herramienta de analítica, que te permite analizar qué contenidos tienen mejores resultados y adaptar tu estrategia de comunicación en función de los gustos de tus seguidores.

Con todos estos datos, sobran los motivos para comenzar a retratar a nuestra pyme en la red social del momento. ¿No?

¿A quién quieres llegar y por qué?

Antes de comenzar a publicar en Instagram, al igual que ocurre con cualquier otra red social, debes tener muy claro por qué quieres estar ahí, a quién quieres llegar y con qué objetivos. ¿Vender un producto en concreto? ¿Difundir tu marca? ¿Promocionar una acción concreta en tu comercio? Las posibilidades son innumerables, pero sea cual sea tu estrategia, recuerda que cada red social tiene sus propias reglas no escritas. Y el 90% del tiempo deberías respetarlas –ese 10% restante lo puedes reservar para probar cosas nuevas-.

Dicho esto, lo primero que debes tener en cuenta es el público que te vas a encontrar en Instagram. Según la web de análisis en redes sociales ‘Sproutsocial’, en Instagram hay un 5% más de mujeres que de hombres. No es una gran diferencia, pero siempre es interesante tener el dato.

Donde sí existe una clara tendencia es en la edad de sus usuarios. En concreto, el 53% de los perfiles corresponden a jóvenes de entre 18 y 29 años. El siguiente grupo de población más numeroso lo componen las personas de 30 a 49 años, con un 25%. A partir de ahí, los usuarios caen en picado y tan solo un 6% tienen más de 65 años. De estos números extraemos una conclusión clara: si tu público objetivo no llega a la treintena, estás en el lugar adecuado.

En cuanto al resto de criterios socio demográficos, Instagram ‘cae bien’ a todo el mundo. Público urbano, rural, con título universitario o sin él… no existe un grupo de referencia que destaque sobre el resto. Y esto puede ser bueno porque te ofrece una gran versatilidad a la hora de comunicar.

De acuerdo, tenemos una idea de quién está en Instagram. Pero, ¿por qué entran en esta red social? Seguramente la motivación de cada uno corresponda a intereses personales, pero los expertos en redes sociales tienen claro que, lo normal, es que el usuario de Instagram quiera ‘pasar el rato’ y curiosear, antes que buscar un producto específico que comprar. Y con esta idea en la cabeza vamos a desarrollar una serie de trucos para mejorar la presencia de tu pyme en esta red social.

Planifica y diviértete

  • Instagram es una red social alegre, divertida, para emocionarse, descubrir nuevas realidades pero sobre todo, para disfrutar. Ese ‘buen rollo’ debería estar presente en  el perfil de tu empresa.
  • Crea un discurso propio. Sea lo que sea a lo que te dedicas, intentar contar historias con cada imagen, no vendas productos, vende tu día a día, comparte experiencias, sensaciones…
  • Pero hazlo desde una línea editorial clara. ¿Vas a jugar siempre con los blancos y negros? ¿Eres de los que desenfocan las imágenes? ¿Lo tuyo son los colores potentes? No improvises este tipo de cosas. Los filtros son una forma más de comunicar, pero no los deberías utilizar sin un criterio claro.
  • Eso te ayudará a crear una marca propia, una forma de comunicar que será solo tuya y que tus seguidores terminarán por reconocer. Entonces estarás a medio camino de tener prescriptores de marca, más que clientes.
  • Sigue los acontecimientos actuales. Memes, modas en redes sociales, eventos como la Navidad, Halloween… transmite que estas al día de todo lo que ocurre y que tu empresa se mueve con el mundo.
  • Para hacer llegar ese contenido temático no hay nada mejor que los hashtags. Con permiso de Twitter, los hashtags son el gran recurso de Instagram. Usa tantos como necesites para definir muy bien a quién le va a llegar la imagen, pero no amplíes tanto el rango que se difumine tu intención inicial.
  • Desde luego, aprovechar el momento no es algo que se improvise. Planifica tus publicaciones en Instagram de la misma manera que planificas cualquier aspecto de tu empresa. No tienes por qué saber de antemano exactamente qué imagen vas a compartir, pero sí sobre qué tema y cuándo.
  • En Instagram la brevedad es un arma de doble filo. Aprovéchala en tu favor y mantén un calendario de publicaciones regulares. ¿Dos, tres, cuatro al día? Eso lo decides tú, pero una vez que establezcas una norma, procura cumplirla para dar esa sensación de profesionalidad que ofreces en el resto de aspectos de tu negocio.
  • Cuidado con los vídeos. Todo ese duro trabajo que estás haciendo cuando compartes imágenes de tu empresa puede saltar por los aires por un vídeo ‘chapucero’. Si no tienes claro cómo hacer un buen vídeo para Instagram, infórmate primero. Tus seguidores lo agradecerán.

Instagram tiene su propio lenguaje. Es uno que se aprende con el uso. Prueba formatos, inspírate en los de empresas que ya están haciendo cosas interesantes en esta red social y sobre todo, básate en el feedback de tu público. Al fin y al cabo, estás ahí por ellos.

En BBVA con tu empresa | Manual de consulta para gestionar las redes sociales de tu pyme


ctawf1_post_step1a