¿Cómo funcionan los TPV inalámbricos? Ventajas para tu negocio

Comercios | 06/11/2014

Vamos a ver las principales tecnologías que se aplican en los TPV inalámbricos, para poder llevar TPV allí donde se encuentran nuestros clientes, ya sea en nuestro propio local o fuera del mismo.

El TPV es una de las herramientas básicas para nuestros negocios. Hoy vamos a comentar brevemente cómo funcionan los TPV inalámbricos, aquellos que no están conectados mediante un cable y podemos llevarlos de un lado para otro. Es un sistema muy cómodo, ya que al no estar limitado por la longitud del cable permite al cliente introducir su número PIN con mayor privacidad, por ejemplo.

Vamos a distinguir entre dos tipos fundamentales. Por un lado el TPV que utilizamos en el interior de nuestro local, de nuestra empresa o negocio. Por otro, el TPV que viene con nosotros si nos desplazamos fuera, a casa de un cliente, a una feria o evento, etc. Ambos tienen un funcionamiento similar para el cliente y la ventaja de poder trasladar el datáfono hasta donde éste se encuentra, de manera que nunca pierde de vista su tarjeta de crédito. En ambos casos tienen que ir asociados a una línea de datos, ya sea ADSL o GPRS. Está será la principal diferencia.

¿Cómo funcionan los TPV inalámbricos en tu negocio local?

El TPV inalámbrico se conecta a la línea ADSL de tu negocio a través de la conexión WiFi. De esta manera podemos llevar el TPV por toda la zona donde tenga alcance nuestra señal, incluyendo por ejemplo, terrazas y zonas exteriores habilitadas en muchos negocios. Esto supone una gran comodidad para los pagos de nuestros clientes.

Dependiendo de las dimensiones de nuestro negocio, las características del local que ocupa, etc. o la tecnología con la que ofrecemos la señal, tendremos más o menos cobertura de WiFi. Es interesante saber que la mayoría de los aparatos de comunicación son omnidireccionales, por lo que reparten la señal por igual hacia todas las direcciones. Por eso es interesante que nuestro aparato de comunicaciones esté bien ubicado en un lugar central de nuestra empresa.

Por supuesto, todo ello con las debidas garantías de seguridad en las comunicaciones, donde la transmisión de la información permanecerá cifrada. Esta característica será común a ambos modelos, tanto en la conexión WiFi como GPRS, de manera que la información que se transmite no se vea comprometida en ningún momento.

¿Cómo funcionan los TPV inalámbricos si trabajamos en movilidad?

Si no queremos depender de una red WiFi, la otra alternativa que tenemos para dar movilidad a nuestro TPV es utilizar un TPV inalámbrico con GPRS. En este caso el TPV envía sus comunicaciones a través de una tarjeta SIM, con un funcionamiento similar al de los teléfonos móviles, por poner un ejemplo sencillo.

La gran ventaja de este modelo es que podemos movernos allá donde necesitemos. Por ejemplo, si nos tenemos que desplazar al domicilio de un cliente para efectuar un trabajo, el TPV viene con nosotros para facilitar los cobros. Lo mismo si tenemos que acudir a una feria, eventos, si trabajamos en movilidad, como podría ser el caso de profesionales como taxistas o comerciales.

Facilitar el pago con tarjeta a los clientes en cualquier circunstancia supone para los negocios en muchas ocasiones la diferencia entre cerrar una venta o no. Y todos sabemos que esos clientes que volverán mañana o irán al cajero a sacar dinero, no siempre van a regresar para finalizar la transacción. Son muchas las que se perderán por el camino.

Más información | TPV BBVA

En BBVA con tu empresa | ¿Cuál es el TPV ideal para mi negocio?