Cómo funcionan los aplazamientos de deuda para autónomos y pymes

Autónomos | 16/02/2017

Esta medida facilita el fraccionamiento del pago de impuestos sin necesidad de presentar garantías o avales.
Aunque el aplazamiento puede ser un recurso muy útil, la Agencia Tributaria cobra unos intereses de demora del 3,75 %
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Tanto para autónomos como para pequeñas empresas, el pago de sus obligaciones tributarias supone uno de los gastos más importantes que se asumen a lo largo del año o del trimestre. De ahí que más de un millón y medio de contribuyentes pidieran, en 2015, el aplazamiento del pago de sus deudas con Hacienda. Esta posibilidad, que puede serle desconocida a los emprendedores o autónomos noveles, supone un respiro para muchos profesionales. Vamos a repasar en qué consiste exactamente.

Qué deudas se pueden aplazar

Existen determinadas deudas tributarias cuyo pago se puede aplazar o fraccionar, como el Impuesto de Sociedades y el IVA. Para acogerse a esta medida, el requisito más importante es que estas deudas no superen los 30.000 euros. De esta manera, los autónomos cuentan con 12 meses para ponerse al día en los pagos de sus impuestos mientras que las pymes disponen de seis meses.

Es importante destacar que para solicitar este aplazamiento no es necesario presentar ninguna garantía o aval. La Agencia Tributaria entiende que el aplazamiento del pago se debe a facturas pendientes de cobro, por lo que, en principio, es solo cuestión de tiempo que la empresa o el autónomo se ponga al día.

Además, según explica la Agencia Tributaria, si la deuda contraída es mayor a 30.000 euros, el deudor también puede acogerse a un aplazamiento, aunque en este caso sí que deberá presentar garantías y por un plazo máximo de 36 plazos mensuales, salvo que el obligado hubiera solicitado un número de plazos inferior; en este caso, se concederán los plazos solicitados. Si las deudas son por IVA, será necesario, además, acreditar que las cuotas de IVA repercutidas no han sido pagadas.

Un recurso que conlleva un coste

Aunque aplazar el pago de las deudas con Hacienda puede ser un alivio para las cuentas del autónomo o la pyme, este recurso conlleva un coste que no debería ser tenido a la ligera. En concreto, la Agencia Tributaria cobra unos intereses de demora del 3,75 % que, para cantidades muy elevadas de deuda, puede terminar por representar un coste importante en las cuentas del contribuyente.

En BBVA con tu empresa | Radiografía del pago de autónomos en Europa


ctawf1_post_step1a