¿Cómo funciona el ciclo de vida de un producto?

Pymes | 20/06/2012

La esencia de toda empresa son sus productos. El producto es todo aquello que desea comprar el consumidor para satisfacer una necesidad, lo que lo convierte en el elemento primordial de las políticas de marketing de las empresas. Conocer cómo evoluciona en el tiempo es básico si queremos adoptar la estrategia empresarial adecuada. Por ello en este artículo explicaremos en qué consiste el ciclo de vida de un producto y cuáles son las características de cada etapa.

Dependiendo de la naturaleza del producto su tiempo de vida en el mercado será muy diferente. Sin embargo, al igual que los seres vivos, la mayoría de los productos tienen un ciclo vital en el que nacen, crecen, maduran y, en muchos casos, mueren. Distinguimos, por tanto, cuatro etapas en todo ciclo de vida:

Etapas de un producto

- Etapa de introducción o lanzamiento.  Es la etapa en la que el producto sale por primera vez al mercado. Puede tratarse de un producto nuevo o bien de una innovación sobre la base de otro existente. En esta etapa el producto es totalmente desconocido para el consumidor por lo que los gastos en promoción y publicidad son importantes. Los costes también son muy grandes y las ventas reducidas, por lo que sólo cabe esperar que la empresa incurra en pérdidas.

- Etapa de crecimiento. Superada la primera etapa, el producto comienza a ser conocido y las ventas sufren un fuerte crecimiento, lo que se traduce en la aparición de los primeros beneficios empresariales. La publicidad ya no es informativa, sino persuasiva. El incremento de beneficios hace que otras empresas aparezcan en el mercado dispuestas a plantar competencia por lo que conseguir la fidelidad del cliente se vuelve esencial.

- Etapa de madurez. En esta etapa la velocidad de crecimiento de las venta se estabiliza y estas se mantienen más o menos constantes durante algún tiempo. Es el momento de segmentar el mercado para conseguir nuevos clientes con razones cada vez más sofisticadas. Los beneficios se han estabilizado y tienden a decrecer poco a poco con el paso del tiempo.

- Etapa de declive o saturación. Es la última etapa del ciclo de vida del producto. Pasado un tiempo, las ventas de muchos productos caen en picado y los beneficios tienden a desaparecer por lo que la empresa debe considerar una reinvención del mismo o bien dejar de comercializarlo. En este último caso resulta crucial mimar al cliente para que la imagen de la empresa no quede dañada y la competencia no aproveche el hueco que hemos dejado en el mercado.

Cuando una empresa deja de comercializar un producto, ha de invertir en investigación para crear otros nuevos. En la mayoría de los casos, el éxito comercial de una empresa depende de la innovación.

En BBVA con tu Empresa  | Técnicas para fijar el precio de un producto, Estrategias de posicionamiento relacionadas con el producto

Imagen | Walmart Stores