Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance (e-book)

Pymes | 25/11/2015

La estabilidad del balance es de gran importancia para la viabilidad y el futuro de un proyecto empresarial, por lo que es importante que las inversiones a largo plazo se financien con recursos que también lo sean.
El fondo de maniobra es un indicador de la solvencia de la empresa
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

La cuestión de cómo dar estabilidad al balance de las empresas puede traer de cabeza a los directores financieros, responsables de contabilidad y gerentes de las empresas. No se trata de un tema sin importancia, ya que un balance puede reflejar la inviabilidad de un proyecto empresarial y, por consiguiente, suponer que las entidades financieras no confíen en él y no le otorguen financiación.

Una de las magnitudes que se deben de vigilar es el fondo de maniobra, que es la parte del activo circulante que es financiada con recursos (propios o ajenos) a largo plazo. Sin este fondo, la empresa se encontraría desequilibrada de cara a cumplir con sus compromisos de pago, encontrándose con dificultades para desarrollar su operativa habitual, por lo que la diferencia entre los activos y los pasivos corrientes de la empresa debe de ser mayor que cero.

Si las empresas han financiado sus activos fijos a corto plazo, estarían desequilibrando su tesorería a corto, mientras que si esta financiación hubiese sido a largo plazo, el fondo de maniobra debería ser positivo y el balance de la empresa seria más estable. Para entender todo esto mejor, lo más recomendable es leer el e-book Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance.

Qué formas de financiación a largo plazo ofrece BBVA a sus clientes

Aunque el abanico de tipos de financiación a corto plazo es amplio, en BBVA podemos encontrar un tipo de financiación a largo plazo para cada necesidad de la empresa, de manera que podemos financiarnos a largo plazo mediante.

Préstamos personales

Tienen un plazo de devolución superior a un año y se basan para su concesión en la solvencia personal del solicitante. En algunos casos se pueden establecer periodos de carencia durante el que no se devuelve el préstamo, sino que sólo se pagan los intereses. Para su concesión, se pueden pedir garantías tangibles o avalistas.

Préstamos hipotecarios

Se trata de los contratos de préstamo que se establecen entre el solicitante y la entidad financiera a fin de poder financiar la compra de un bien inmueble que al mismo tiempo ejerce de garantía de devolución de ese préstamo. Son habituales para poder llegar a adquirir ciertos activos que de otra forma sería imposible debido a la elevada cuantía de los importes que representan. Sobre su diversidad y características se puede leer con más profundidad en el e-book Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance.

Leasing

Es un contrato de arrendamiento a largo plazo que permite el uso de un bien mueble o inmueble que ha sido adquirido por la entidad financiera (arrendador) bajo orden expresa del solicitante del uso del bien (arrendatario) a cambio del pago de las cuotas periódicas que amortizan el coste del bien más su carga financiera.

En el e-book Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance, además, se apuntan sus ventajas fiscales para el arrendatario y los distintos formatos de leasing que existen, incluido el llamado lease back, muy orientado a bienes inmuebles o activos de gran entidad, y que permieten conseguir una importante liquidez.

Renting

Aunque no es una forma de financiación propiamente dicha, ya que no figura como endeudamiento en el balance, lo consideraremos aquí ya que suele materializarse para el uso y disfrute de bienes de inversión. El renting es muy común actualmente para tener renovadas flotas de vehículos, equipos informáticos y todos aquellos elementos integrantes de la empresa que deban estar lo más actualizados posibles.

Desde BBVA nos ofrecen el e-book de Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance, y es que desde la entidad están seguros de que la estabilidad del balance de las empresas es una cuestión de gran importancia para los empresarios.

Imagen | Procsilas Moscas

En BBVA Con tu empresa | Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance El seguro de vida en las operaciones de financiación, ¿por qué hacerlo?

La cuestión de cómo dar estabilidad al balance de las empresas puede traer de cabeza a los directores financieros, responsables de contabilidad y gerentes de las empresas. No se trata de un tema sin importancia, ya que un balance puede reflejar la inviabilidad de un proyecto empresarial y, por consiguiente, suponer que las entidades financieras no confíen en él y no le otorguen financiación.

Una de las magnitudes que se deben de vigilar es el fondo de maniobra, que es la parte del activo circulante que es financiada con recursos (propios o ajenos) a largo plazo. Sin este fondo, la empresa se encontraría desequilibrada de cara a cumplir con sus compromisos de pago, encontrándose con dificultades para desarrollar su operativa habitual, por lo que la diferencia entre los activos y los pasivos corrientes de la empresa debe de ser mayor que cero.

Si las empresas han financiado sus activos fijos a corto plazo, estarían desequilibrando su tesorería a corto, mientras que si esta financiación hubiese sido a largo plazo, el fondo de maniobra debería ser positivo y el balance de la empresa seria más estable. Para entender todo esto mejor, lo más recomendable es leer el e-book Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance.

Qué formas de financiación a largo plazo ofrece BBVA a sus clientes

Aunque el abanico de tipos de financiación a corto plazo es amplio, en BBVA podemos encontrar un tipo de financiación a largo plazo para cada necesidad de la empresa, de manera que podemos financiarnos a largo plazo mediante.

Préstamos personales

Tienen un plazo de devolución superior a un año y se basan para su concesión en la solvencia personal del solicitante. En algunos casos se pueden establecer periodos de carencia durante el que no se devuelve el préstamo, sino que sólo se pagan los intereses. Para su concesión, se pueden pedir garantías tangibles o avalistas.

Préstamos hipotecarios

Se trata de los contratos de préstamo que se establecen entre el solicitante y la entidad financiera a fin de poder financiar la compra de un bien inmueble que al mismo tiempo ejerce de garantía de devolución de ese préstamo. Son habituales para poder llegar a adquirir ciertos activos que de otra forma sería imposible debido a la elevada cuantía de los importes que representan. Sobre su diversidad y características se puede leer con más profundidad en el e-book Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance.

Leasing

Es un contrato de arrendamiento a largo plazo que permite el uso de un bien mueble o inmueble que ha sido adquirido por la entidad financiera (arrendador) bajo orden expresa del solicitante del uso del bien (arrendatario) a cambio del pago de las cuotas periódicas que amortizan el coste del bien más su carga financiera.

En el e-book Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance, además, se apuntan sus ventajas fiscales para el arrendatario y los distintos formatos de leasing que existen, incluido el llamado lease back, muy orientado a bienes inmuebles o activos de gran entidad, y que permieten conseguir una importante liquidez.

Renting

Aunque no es una forma de financiación propiamente dicha, ya que no figura como endeudamiento en el balance, lo consideraremos aquí ya que suele materializarse para el uso y disfrute de bienes de inversión. El renting es muy común actualmente para tener renovadas flotas de vehículos, equipos informáticos y todos aquellos elementos integrantes de la empresa que deban estar lo más actualizados posibles.

Desde BBVA nos ofrecen el e-book de Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance, y es que desde la entidad están seguros de que la estabilidad del balance de las empresas es una cuestión de gran importancia para los empresarios.

Imagen | Procsilas Moscas

En BBVA Con tu empresa | Financiación a largo plazo: cómo dar estabilidad al balance El seguro de vida en las operaciones de financiación, ¿por qué hacerlo?