El reto que supone la economía colaborativa para la legislación laboral en Europa

Emprendedores | 09/02/2017

Los servicios contratados a través de plataformas digitales, como por ejemplo, el transporte o los refuerzos puntuales en hostelería, todavía no cuentan con un marco legislativo que equipare a sus trabajadores en derechos y obligaciones con el resto de profesionales en activo.
La economía colaborativa hace más difusa que nunca la línea entre empresario y cliente
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

El mercado laboral, con sus startup y pymes a la vanguardia de la innovación, ha venido avanzando más rápido que la legislación en los últimos años. No es algo nuevo, pero sí ha cobrado especial relevancia con la aparición de numerosas plataformasdigitales que facilitan la prestación y contratación de servicios entre particulares. La economía colaborativa, que ha simplificado numerosos aspectos de la vida como el turismo o el transporte, todavía tiene como tarea pendiente desarrollar un marco legislativo para sus trabajadores, para quienes la definición de ‘autónomo’ puede haberse quedado obsoleta.

Hacia la regulación de la nueva economía y sus nuevos profesionales

La economía colaborativa ha abierto la puerta a que muchos trabajadores puedan ofrecer sus servicios en plataformas digitales, de manera gratuita y con la capacidad de alcanzar una gran cantidad de público. Ejemplos hay muchos, pero tal vez Uber sea el que mejor represente a nivel global lo que significa la irrupción de startups en mercados tan tradicionales como el del transporte de personas en viajes cortos.

A pesar de las oportunidades que pueden representar este tipo de plataformas para los profesionales, no son pocos los retos que surgen y a los que incluso la Comisión Europea se ha comprometido a dar respuesta en una agenda que ya se está desarrollando y que desde la administración europea explican así: “una economía europea competitiva requiere innovación, ya sea en el sector de los productos o en el de los servicios. El próximo unicornio europeo podría derivar de la economía colaborativa. Nuestro papel es fomentar un entorno reglamentario que permita el desarrollo de los nuevos modelos de negocio, y, al mismo tiempo, proteja a los consumidores y garantice una fiscalidad justa y unas condiciones de trabajo equitativas”.

Las oportunidades para empresas y trabajadores

Desde la propia Comisión Europea se reconoce que la economía colaborativa supone una oportunidad para generar empleo y dinamizar la contratación de jóvenes, aunque sea por obra y servicio. Es lógico: para los profesionales más jóvenes usar las plataformas de economía colaborativa les ofrece una manera de entrar en el mercado laboral, adquirir experiencia y conocimientos e ir haciendo contactos en el ámbito profesional de su interés. A su vez, para las empresas o consumidores en general, se abre una ventana de contratación de servicios puntuales en los que la interacción es entre quien presta el servicio y quien lo recibe, sin intermediarios ni terceras partes que entorpezcan el proceso o lo encarezcan.

Pero la economía colaborativa también plantea problemas y retos a los que se pretende dar salida con la ya mencionada agenda europea. La competencia desleal, la tributación o la precariedad laboral son solo algunos de los elementos que entrarán en juego a la hora elaborar leyes que organicen esta recién nacida economía.

En concreto, la UE ha identificado cinco preguntas fundamentales a las que los diferentes países de la Unión deberían dar respuesta en los próximos meses:

  • ¿Quién puede prestar servicios en una plataforma de economía colaborativa?
  • ¿Quién es el responsable si hay problemas en el servicio?
  • ¿Cómo están protegidos los usuarios y trabajadores?
  • ¿Cuándo existe una relación de empleo?
  • ¿Qué fiscalidad se aplica?

Son cuestiones clave que las administraciones europeas deberán contestar si quieren sacarle el máximo potencial a la economía colaborativa, a la vez que protegen a los sectores empresariales más expuestos a verse perjudicados por esta nueva forma de hacer negocios y prestar servicios. Como siempre, los nuevos retos son también oportunidades.

En BBVA con tu empresa | Cuáles son los principales cambios que están afrontando las pymes


ctawf1_post_step1a