El futbolín en la oficina y otros tópicos de productividad que sí funcionan

Emprendedores | 21/04/2017

Detrás de los las zonas de descanso más llamativas de las grandes multinacionales existe una poderosa razón, paliar el estrés del equipo de trabajo, aumentar su felicidad y, en definitiva, aumentar su eficiencia.
Todas estas acciones deben venir a reforzar políticas concretas de Recursos Humanos, como horarios flexibles que ayuden a la conciliación
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

En una economía tan competitiva como la actual, las pequeñas diferencias pueden marcar la diferencia entre una empresa exitosa y una que no termina de arrancar. Esas pequeñas diferencias están ahí, ocultas en el día a día y muchas de ellas pasan por la gestión de tu equipo de trabajo. Porque a la mayoría de empresarios no les cuesta reconoce que el grueso de su negocio son sus empleados pero, ¿qué medidas y estrategias concretas utilizas para mejorar su productividad?

La mejora de la productividad y competitividad es un tema complejo que tiene implicaciones a nivel macroeconómico, pero también microeconómico. De hecho, la OCDE advierte en uno de sus últimos informes sobre este tema que “La desaceleración de la productividad en la última década ha suscitado temores acerca de las perspectivas de crecimiento a largo plazo. Sin embargo, el futuro de la productividad es muy incierto, existiendo opiniones contradictorias en cuanto al potencial de la innovación para seguir impulsando el crecimiento”.

La innovación no consiste solo en aplicar el I+D+i a tu empresa, sino en aplicar la imaginación y la observación para mejorar la productividad de tus empleados; eso pasa por hacerles más felices. Lo vienen asegurando numerosos estudios a lo largo de los últimos años, como este de la Universidad de Warkwick, pero también lo han venido desarrollando las grandes empresas tecnológicas de Silicon Valley.

Tal vez el ejemplo más representativo sea el famoso tobogán de Google. ¿Una excentricidad? Puede ser, pero lo cierto es que entornos de trabajo más amigables y amenos ayudan a los trabajadores a sentirse más contentos y motivados en su día a día. No en vano, ya existen estudios específicos de bienestar, felicidad y productividad en el lugar de trabajo.

Veamos algunas maneras más ‘normales’ de mejorar la felicidad y productividad de tu equipo.

Un lugar adecuado para descansar

Seguramente ningún profesional entrará a trabajar a una empresa esperando disponer de un tobogán, un futbolín o un saco de boxeo para combatir el estrés. Pero seguro que sí agradece un espacio destinado a desconectar cinco minutos, tal vez tomarse un café, consultar el teléfono móvil… el clásico ‘office’ ayuda además a socializar y compartir ideas. Si no puedes adoptar ninguno de los consejos que vienen a continuación, este sí que debería ser prioritario para tu empresa.

El tópico del futbolín

Pasamos al tópico por antonomasia, uno que sí puede ayudar a mejorar el bienestar de tus empleados y, por tanto, su productividad. Resaltamos ese ‘puede’ porque depende de los gustos y preferencias de tu equipo de trabajo. ¿Qué ocurre si a nadie le gusta echar una partida al futbolín?

El futbolín no deja de ser una metáfora de cualquier otro plus que puedas ofrecer a tus empleados, uno con el que puedan compartir un momento agradable, unas risas…

Aquí la clave pasa por preguntar y observar. Y si te faltan ideas, los últimos estudios indican que los vídeo-juegos podrían ser una excelente manera de mejorar la productividad en un entorno de trabajo. Todo pasa, según esta investigación, por hacer sentir a los empleados más jóvenes. “Un equipo de trabajadores que se siente más joven de lo que realmente es beneficia el rendimiento de la compañía”

Los ‘otros’ detalles

Muchas de las empresas más famosas de Silicon Valley ofrecen almuerzos gratuitos a sus empleados. Desde luego, no es una estrategia apta para una pyme pero sí hay algo que puede hacer en cuestión de alimentación.

Ofrecer acceso gratuito a fruta fresca o a buen café son dos formas que cada vez tiene mayor aceptación en las empresas españolas. Es cierto que esta acción conlleva un coste, pero a la larga puede ayudar – junto con otras estrategias – a mejorar la productividad de los empleados, lo que sin duda compensará esa pequeña inversión.

Estos son solo dos ejemplos, pero con la sola observación del lugar de trabajo y del día a día de tu equipo de trabajadores, seguro que descubres formas de hacer más feliz su quehacer cotidiano.

Eso sí, siempre teniendo en cuenta que todas estas acciones deben venir a reforzar políticas concretas de Recursos Humanos, como horarios flexibles que ayuden a la conciliación familiar, una adecuada estrategia de comunicación interna, un programa de promoción interna adecuado… Por muchos futbolines y café gratis que ofrezcas, si en lo verdaderamente importante tu empresa falla, cualquier otra idea que quiera implantar para mejorar la productividad de tu equipo no terminará por calar.

En BBVA con tu empresa | 8 hábitos de productividad que deberías adoptar como emprendedor


ctawf1_post_step1a