En el comercio electrónico, cuantos más medios de pago mejor

Comercios | 17/03/2012

 

Si tienes una empresa que presta sus servicios a través de internet o vendes tus productos por el canal online, debes ofrecer el mayor número posible de medios de pago. Existen multitud de tiendas online u otros sites que sólo ofrecen una o dos formas de pago, como pueden ser Paypal o la tarjeta de crédito, dejando a un lado medios de pago más tradicionales.

A pesar de que el aumento de ventas a través de canales online van en aumento trimestre a trimestre (PDF), existe un colectivo de personas que no dominan completamente los medios de pago como Paypal, TPVs virtuales u otros medios de pago como Google Wallet. Estas personas no terminan una compra online por la falta de de otros medios de pago complementarios.

El pago mediante transferencia es un pago estándar que no tiene riesgo alguno de devolución si esperamos a recibir el dinero para enviar nuestra compra. Este medio de pago es un medio en el que no existe riesgo de phising sobre las tarjetas de crédito y es el medio de pago preferido por un porcentaje muy importante de comnpradores. Me quedo por ejemplo con los análisis de pago de Ricardo Tayar en su site en donde el 38% de las ventas las cobraron mediante transferencia.

El pago contrareembolso, el riesgo de la devolución. El medio de pago menos usado en el comercio electrónico es el pago contrareembolso pero es el que más garantías ofrece a la vez al comprador frente una hipotética estafa. Esta forma de pago es sencilla dado que el comprador le paga en metálico al propio transportista cuando éste hace entrega de la mercancia. El problema que suele tener esta fórmula de pago es el rechazo que puede hacer el comprador de la mercancia sin pagarla o el riesgo de compras falsas que podemos tener y que nos van a originar costes de transporte en nuestra empresa.

Para discriminar este tipo de compras falsas, hay que apuntar a la intuición nuestra y a unas comprobaciones por teléfono de manera previa a la realización de un envío. Por ejemplo, si le pedimos un teléfono fijo a nuestro comprador, al menos podremos comprobar la existencia de un domicilio físico y la localidad de manera previa al envío.

Por último, muchas empresas están comercializando productos y servicios mediante suscripción, por lo que podemos recurrir a medios de pago como la domiciliación bancaria. El problema de las domiciliaciones son las devoluciones que podemos tener durante los siguientes 52 días a la fecha de giro y el riesgo de impago asociado. Es cierto, el riesgo existe y también se puede crear un impago mediante cargos en tarjeta de crédito aunque no son tan usuales.

Como conclusión, el comercio electrónico ideal es aquel que ofrece la mayor cantidad de medios de pagos posibles, dado que cuantas más opciones de pago tengan nuestros clientes, más posibilidades de cerrar la venta en nuestro site tendremos.

Imagen | robnguyen01