El ascenso del e-commerce y cómo afecta al comercio tradicional

Emprendedores | 20/06/2012

Los número muestran un continuo aumento de las compras por internet que contrastan con las continuas caidas del consumo en el negocio tradicional. ¿Cómo y por qué afecta la irrupción del comercio electrónico sobre las ventas del comercio tradicional?

El efecto está siendo demoledor porque unido a la crisis y a la contracción del consumo, los pequeños comerciantes ven en internet un enemigo feroz para el pequeño comercio, cuando realmente lo que podría ser es un aliado que ayudaría a aumentar la competitividad.

Esta manera de pensar tiene que ver con que se asimila la llegada del comercio electrónico con la situación que vivió el pequeño comercio en el momento en que empezaron a funcionar las grandes superficies. Los hábitos de consumo llevaron a los clientes a comprar en las grandes áreas comerciales en detrimento del comercio "de barrio", Esto hizo que el pequeño comercio quedara muy tocado por no poder competir en igualdad de condiciones con las grandes cadenas,

Ahora vuelve a haber un cambio en la manera de comprar que hace que cada vez más los consumidores utilicen internet para adquirir viajes, libros, música, alimentación, ropa, etc. No hay prácticamente ningún producto que no se pueda adquirir a través de la red y esto no ha hecho más que empezar, cuando el grado de penetración de internet en los hogares sea total y la gente vaya venciendo sus miedos a comprar a través de la red el proceso de expansión del e-commerce sera todavía mayor.

¿Supondrá entonces internet la puntilla para el pequeño comercio? El potencial de la venta a través de internet puede suponer una amenaza para el pequeño comercio tradicional, pero también una oportunidad. Internet ofrece herramientas para quien las quiera utilizar y está al alcance de casi todos, la decisión de aprovecharlas para mejorar las capacidades del negocio o de dejar pasar la oportunidad de hacerlo puede suponer el éxito o el fracaso del comercio tradicional.

Por supuesto el proceso no es fácil. Vender en internet no es igual que vender en la calle y hay muchos factores que entran en juego en el e-commerce que no suelen afectar al negocio tradicional, la distribución, los distintos medios de pago, la propia gestión del negocio, ... Pero eso no significa que esas barreras no se puedan superar y aprender a utilizar esta potente herramienta que está a disposición de todo el mundo.

¿Amenaza u oportunidad? Aquí cada empresario puede ponerse en el lado que desee y afrontar lo que significa adoptar una u otra postura. Cambiar los paradigmas del negocio para adaptarse a lo que viene o dejar que la corriente se lleve por delante todo el trabajo y el esfuerzo realizado.

En BBVA con tu empresa | Por qué una empresa debe tener presencia en Internet, aunque no tenga página web