¿Dónde ubico mi empresa? Todo lo que necesitas saber sobre viveros, aceleradoras y coworking

Emprendedores | 24/12/2015

A la hora de establecer la ubicación de nuestros negocios es importante encontrar el lugar que más nos conviene y saber las diferencias entre un vivero, coworking y una aceleradora.
¿Aceleradora, vivero de empresas, coworking? Conoce las principales diferencias entre estos modelos
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Cuando un emprendedor quiere montar su propia empresa una de las primeras decisiones que va a tomar es dónde ubicar su negocio. Podemos buscar un local a pie de calle, irnos a un centro de empresas o buscar una oficina. Pero más allá de la ubicación física, del espacio que necesitamos existen algunas diferencias entre los servicios que nos ofrecen que pueden ser muy interesantes sobre todo de cara a las nuevas empresas. Por eso vamos a ver las principales diferencias entre establecer la empresa en un vivero, una aceleradora o un coworking

En muchos casos pueden parecer muy similares, con servicios compartidos entre varias empresas y que pueden hacer mucho más atractivo ubicar la empresa en sus instalaciones. Además son conceptos de espacio de gestión para las empresas que se han extendido hace relativamente poco tiempo e incluso comparten un gusto estético similar, con oficinas muy abiertas, un ambiente muy industrial, etc. Pero a nivel de funcionamiento si son realmente diferentes. Vamos a ver qué ventajas tienen para cada tipo de empresa. 

Ventajas de establecer la empresa en un coworking

Los coworkings son centros de trabajo compartidos, donde se puede contratar un espacio de trabajo por horas mensuales, un lugar que puede ser permanente o rotatorio. También se pueden alquilar salas o despachos si lo que tenemos es una pequeña pyme. Está especialmente indicado para emprendedores y autónomos que buscan un espacio de trabajo compartido. Se comparten servicios como la conexión a Internet, centralita, etc. 

Suelen ser espacios abiertos donde nos podemos relacionar con otros profesionales como nosotros con los que podemos colaborar en determinados momentos. Además se fomentan las jornadas de formación, para determinados aspectos que pueden ayudar a los emprendedores en su día a día. El objetivo de estos lugares es ahorrar costes y sobre todo, romper la soledad del emprendedor. Aunque tengamos sólo un puesto de trabajo contratado, el coworking ofrece servicios extra que podemos contratar según vayamos necesitando, como el alquiler de salas de videoconferencia, de reuniones, servicios de secretaría, etc. En definitiva, todo lo que podemos necesitar para poner en marcha la empresa. 

Los viveros de empresas

Un vivero de empresas suele ser un espacio que ofrecen las distintas administraciones públicas para establecer empresas de nueva creación. La principal ventaja es que el coste de implantar allí nuestra empresa suele ser bastante reducido por las condiciones ventajosas que nos ofrecen. Como ocurre en el caso de los coworking comparten determinados servicios entre todas las empresas que están allí establecidas para ahorrar en costes.

Un vivero puede tener una zona de coworking, pero por lo general la relación entre las empresas es menos fluida que en éste. Aunque estamos cerca, no estamos trabajando justo al lado del escritorio de otro profesional o empresa. Suelen ofrecer formación, en muchos casos gratuita o realizar jornadas de networking para establecer relaciones profesionales con otras empresas. Su objetivo es la consolidación, crecimiento y desarrollo de nuevas empresas, por lo que en muchos casos el tiempo de ubicación que nos ofrecen puede estar limitado a dos o tres años. 

Ventajas de establecer la empresa en una aceleradora

Por lo que respecta a las aceleradoras, como su propio nombre indica, es un lugar donde nos van a ayudar a que nuestra empresa despegue. Por lo tanto, ubicar nuestra empresa en uno de estos centros implica que tiene una fecha de inicio y una fecha de fin. Puede que luego, una vez finalizada la fase de aceleración podamos seguir manteniendo el espacio físico, pero debemos tener claro que ya estaríamos en otras condiciones, más parecidas a un vivero o un coworking. 

Una aceleradora no es sólo un lugar donde se establece físicamente la empresa, sino que implica un proceso de mejoras que está basado en el mentorship y acaba con un demo day donde los emprendedores hacen una presentación pública del proyecto. Todo el proceso es abierto y competitivo, se suelen invertir pequeñas cantidades de dinero para establecer las mejoras necesarias en el negocio. 

El foco de las aceleradoras suele estar en los pequeños equipos más que en los emprendedores solitarios. La duración del proceso está predeterminada desde el inicio, tres, seis o doce meses. Durante todo el proceso las sesiones de formación son fundamentales, donde los mentores tienen una labor muy importante para llevar el proceso de aceleración de la empresa a buen término. Por eso una de las razones para optar a una aceleradora o a otra es el acceso que vamos a tener a estos mentores, que suele ser una de las señas identificativas de las empresas.

Por último las aceleradoras también suelen ofrecer financiación, que puede producirse de diferentes formas, ya sea a cambio de una participación en la empresa o también en forma de préstamo, aunque en este último caso suele ser menos habitual. El acceso a estos canales de financiación, donde los inversores tienen el foco puesto en estas aceleradoras es el motivo que ayuda a muchos a decantarse en dichos espacios. Claro que no todas las pymes se pueden instalar en dicho espacio, ya que en definitiva son las aceleradoras las que realizan la selección de qué empresas van a apoyar en su proceso de aceleración o no.

Un caso especial de aceleradora son las incubadoras, que están destinadas a empresas que están en su fase inicial, donde el proceso es similar a una aceleradora, pero poniendo el foco en el inicio del negocio y su puesta en marcha lo antes posible. Una vez lanzada al mercado, las empresas ya salen de esta fase de incubación, aunque como hemos comentado antes, en muchas ocasiones se puede mantener la empresa en el mismo espacio físico para seguir en cierta medida en contacto con la incubadora. 

En BBVA con tu empresa | Si no tienes modelo de negocio no te lo vas a encontrar por el camino