Cuatro errores comunes que cuestan ventas en un e-commerce

Comercios | 01/05/2017

Puede que a primera vista, estos ‘detalles’ parezcan inofensivos, pero a la larga, pueden terminar costando perder la confianza de los clientes y, por tanto, empeorar nuestros resultados económicos.
A la hora de pulir fallos en nuestro e-commerce es muy importante contar con opiniones externas, a poder ser de clientes
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Buenos precios, rápida distribución, cuidada presencia en redes sociales… sí, parece que has pensado en todo. ¿Seguro? Cuando un emprendedor está al frente de un e-commerce es muy sencillo que se le escapen pequeños aspectos de su negocio, cosas que en principio pueden ser nimiedades pero que con el paso del tiempo, si se van acumulando, pueden suponer un verdadero problema para la empresa.

Por eso es importante recurrir siempre a la mirada externa, tanto de amigos y familiares como de expertos y, por supuesto, atender a las impresiones del cliente. Sin embargo, en este caso no es necesario porque a continuación vamos a detallar cuatro errores frecuentes que pueden hacer bajar las ventas de tu e-commerce. Asegúrate de trabajar en ellos lo antes posible.

¡Qué bien se ve mi web! ¿En todos los dispositivos?

Alrededor del 28% del tráfico de los e-commerce llega por teléfono móvil. Son datos de la empresa analista Criteo para 2015 – por lo que este porcentaje se puede haber incrementado gracias a la continua expansión de los teléfonos inteligentes-. Así, queda clara la importancia de disponer de una tienda online ‘responsive’, que se adecue a todo tipo de dispositivos, desde teléfonos a tabletas.

Este detalle puede pasar a veces desapercibido, sobre todo durante los primeros meses del proyecto empresarial, en los que los emprendedores suelen afanarse en buscar un diseño tan bonito como usable, dejando a veces de lado su adaptación a pantallas más pequeñas.

Ni que decir tiene que cuanto antes te cerciores de que tu tienda online es perfectamente usable a cualquier escala, mayores serán las posibilidades de conseguir ventas.

Informa con detalle y de manera clara

¿En qué punto estoy del proceso de compra? ¿Si salgo ahora de la web, se guardará mi cesta? ¿Cuándo me llegará el paquete? ¿Cómo puedo devolverlo si no estoy satisfecho? ¿Tiene garantía? Esta serie de cuestiones son completamente normales para la persona que entra por primera vez en tu e-commerce. Y como te hemos contado anteriormente, si captar la atención del potencial cliente es de lo más costoso en recursos y tiempo, no estropees la venta por falta de información.

Hay muchas maneras de proveer de respuestas a tus clientes, desde indicar perfectamente en qué estado del proceso de compra se encuentra, hasta ofrecer en una zona bien visible de tu web un Frecuently Asked Question – FAQ- bien visible y que resuelva las dudas más comunes.

No olvides a los clientes que vuelven

Una de las ventajas más atractivas que tiene un e-commerce es que es muy sencillo mantener un registro de las compras anteriores de tus clientes. Con ese registro puedes realizar promociones personalizadas, enviar correos con productos que creas que le puede interesar a tu cliente o, sencillamente, ofrecer un ‘escaparate’ personalizado cada vez que tu usuario vuelve a visitarte.

Omitir esta estrategia te restará esa sensación de personalización e impedirá que un buen cliente se convierta en un prescriptor de marca. Y eso no te conviene.

Una gran selección de productos… desorganizados

Comenzábamos diciendo que tu e-commerce tiene una gran selección de productos y a muy buen precio, pero si tu cliente no es capaz de localizar lo que necesita, tienes un problema.

Aquí las etiquetas, secciones y categorías son fundamentales y una de tus principales preocupaciones, en todo momento, debería ser el hacer visibles los productos de la manera más sencilla posible. De lo contrario, puede que un cliente muy interesado en un producto que solo tú tienes, no consiga encontrarlo porque no supiste organizarlo adecuadamente.

En BBVA con tu empresa | Cómo crear tu tienda online en 6 pasos