Cuál es la base de cotización que te conviene como autónomo

Autónomos | 09/12/2016

Aunque en los últimos años los autónomos han ido equiparando sus derechos laborales a los de los trabajadores por cuenta ajena, todavía queda pendiente la importante brecha entre la jubilación que le queda a un colectivo y otro. Y esta tiene que ver con la base de cotización.
Para garantizarse una pensión adecuada, el autónomo debería aumentar paulatinamente su cotización hasta el momento de la jubilación
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

En España existe una importante diferencia entre los jubilados que han sido autónomos y los jubilados que han cotizado durante su vida profesional por el Régimen       General. Esta diferencia es su pensión pública; en concreto, y según la Seguridad Social, la pensión media de un autónomo en 2015 fue de 623,42 euros frente a los 988,82 euros del resto de jubilados. Efectivamente, una diferencia de más de 300 euros que se origina en la base de cotización del autónomo.

A pesar de tener libertad para escoger qué cotización quieren para sí mismos, la inmensa mayoría de los autónomos escogen cotizar por la base mínima porque resulta mucho más económico y les permite obtener mejores resultados a final de mes. Poniendo números a esta realidad encontramos que el 86 % de los autónomos cotizan por la base mínima, 893,10 euros. Esto se traduce en un pago mensual de 264,44 euros en concepto de cuota de autónomos. Y lo cierto es que, ya sea por necesidad o por costumbre, muchos de los autónomos no modifican su base de cotización hasta que ya es demasiado tarde.

Porque hasta hace unos años el autónomo podía ‘aguantar’ hasta los 49 años para cambiar su base de cotización de cara a obtener una mayor pensión tras la jubilación, ya que tan solo se contaban los últimos 15 años para calcular la cantidad fina que le correspondía al trabajador jubilado. Tras la reforma de las pensiones esta estrategia ha quedado invalidada ya que a partir de los 47 años el autónomo pierde la libertad de modificar libremente su base de cotización. Del mismo modo, de aquí a 2027 el número de años que computarán para calcular la pensión por jubilación se irá elevando hasta los 25.

Entonces, ¿cómo me garantizo una jubilación adecuada?

Con la mente puesta en esos 25 años que contarán para saber cuál es la pensión a la que tendremos derecho, el autónomo debería hacer lo posible por incrementar su base de cotización una vez alcanzada esa edad ‘crítica’, que está en torno a los 40 años.

En este sentido, la mayoría de los expertos recomiendan minimizar gastos durante los primeros 10 ó 15 años como autónomo –entre nuestros años 20 y 30- para, una vez que hemos estabilizado nuestra situación económica, ir incrementando la base de cotización de manera paulatina.

Además, y como regla común también para los trabajadores por cuenta ajena, se recomienda contratar algún tipo de plan de pensiones u otro producto de ahorro e inversión que ayude a complementar la pensión en un futuro.

En BBVA con tu empresa | ¿Puede el autónomo cobrar su pensión de jubilación si tiene deudas con la Seguridad Social?


ctawf1_post_step1a