Apuntes para empezar en fondos de inversión

Autónomos | 20/01/2017

Estos productos financieros son una excelente forma de poner a trabajar a tu dinero, aunque antes de comenzar a invertir necesitas saber unos cuantos detalles que a continuación te contamos.
Los fondos de inversión son una buena manera de hacer 'trabajar' a tu dinero por ti
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Los fondos de inversión no son productos reservados a grandes capitales y, sin embargo, muchos pequeños ahorradores consideran que esta forma de invertir no es para ellos. En realidad, gracias a la enorme variedad de fondos de inversión que existe en el mercado, prácticamente cualquier persona puede hacer crecer su dinero gracias a estos instrumentos de inversión. Eso sí, antes es necesario conocer una serie de ideas para poder tomar la mejor decisión.

¿Cuánto riesgo estás dispuesto a asumir?

Toda inversión, incluso las más seguras, conlleva un riesgo. Es una de las máximas de los fondos de inversión. Esto no quiere decir que, si sale mal la inversión, vas  perder todo tu dinero, pero sí que no le sacarás la rentabilidad esperada o, peor aún, que perderás un porcentaje de lo depositado en el fondo.

De ahí uno de los primeros criterios para escoger un fondo de inversiones sea el riesgo que este conlleva asociado. En España, este riesgo se mide en una escala de 1 a 7, siendo el uno el menor riesgo posible y 7 el máximo. Dicho esto, ¿por qué querría alguien poner su dinero en un fondo de inversiones de riesgo 6 ó 7? Principalmente, porque a mayor riesgo de la inversión, mayor es la potencial ganancia o rentabilidad que podemos obtener por nuestro dinero.

Es por este motivo que cuando un ahorrador invierte en Letras del Tesoro – por poner un ejemplo-, la rentabilidad que puede esperar es muy baja, pero también lo es el riesgo de perder dinero o no recuperar su inversión.

Hablando de los fondos de inversión, es importante señalar que existen varios tipos de fondo en función de en qué inviertan el dinero. En base a este criterio encontramos tres principales tipos, los más comunes del mercado: fondos de renta fija, de renta variable y mixtos. Así, mientras que la renta fija – principalmente deuda de países o administraciones – tiene menor riesgo asociado y menor rentabilidad, la renta variable – acciones y participaciones de grandes empresas que cotizan en bolsa- suelen tener una mayor rentabilidad y también un mayor riesgo asociado.

Por este motivo, antes de comenzar a buscar fondos de inversión y de pedir asesoramiento, el ahorrador debe plantearse hasta qué punto está dispuesto a arriesgar su dinero.

¿Durante cuánto tiempo vas a mantener la inversión?

Directamente ligada al riesgo encontramos otra variable, el tiempo que vamos a mantener nuestra inversión. Lo normal es que los fondos ofrezcan datos de su rentabilidad a 1, 3 y 5 años, y es que este tipo de productos de inversión no están pensados para clientes que buscan beneficios en el corto plazo, sino a lo largo de varios años.

Por eso, a la hora de invertir en uno de esto fondos, el cliente debe analizar si va a necesitar ese dinero en breve o, por el contrario, puede prescindir de él durante un largo periodo de tiempo.

Sí es importante indicar que, a diferencia de otros productos como los planes de pensiones, en los fondos de inversión el cliente siempre puede sacar su dinero, aunque corre el riesgo de no alcanzar la rentabilidad deseada.

Además, una de las ideas más extendidas es que, a mayor riesgo del fondo, mayor debería ser el tiempo que se mantiene el dinero invertido. Esto ocurre porque, en caso de que el fondo presente una rentabilidad negativa durante los primeros años, a la larga no normal es que se recupere la inversión e incluso se consiga obtener beneficios.

Qué rentabilidad puedes esperar

A la hora de depositar el dinero en un fondo de inversión es importante controlar las expectativas de rentabilidad que se espera. Aunque existen fondos que han alcanzado picos de rentabilidad del 20 % anual o incluso más, la inmensa mayoría de fondos de inversión suelen ofrecer unas rentabilidades que van desde el 1 al 5 %. Por eso es importante que el inversor tenga claro que no va a doblar su dinero en uno ó dos años. Por lo general, los fondos de inversión son como una carrera de fondo en la que, a mayor tiempo de permanencia, mayores pueden ser las ganancias.

Los costes del fondo

Al igual que ocurre con otros productos bancarios, los fondos de inversión también tiene asociado el pago de unas serie de comisiones. Las más comunes son las de gestión, depósito, suscripción y reembolso. En el momento de escoger fondo, las comisiones deberían ser otro factor a tener en cuenta, ya que si son muy elevadas, pueden terminar por ‘comerse’ un buen pellizco de nuestro beneficio.

Compara fondos y busca asesoramiento antes de invertir

En el mercado existen fondos de inversiones de toda clase y destinados a todo tipo de clientes, por eso es importante dedicarle tiempo a analizar cuál es el más indicado para nosotros. Esto se puede hacer, por ejemplo, a través de los comparadores y buscadores de fondos de inversiones que existen en internet como, por ejemplo, el que te ofrece BBVA.

En ese buscador puedes seleccionar fondos de inversión por su rentabilidad a 1, 3 y 5 años, por el riesgo asociado que tienen o por la inversión mínima que se necesita para entrar, entre otras variables.

Además, es fundamental que te asesores en alguna de las oficinas de tu entidad bancaria, principalmente, para resolver todas esas dudas que le pueden surgir al inversor primerizo.

En BBVA con tu empresa | Estos son los principales tipos de fondos de inversión


ctawf1_post_step1a