Cómo ahorrar en tus gastos cotidianos como autónomo

Autónomos | 08/03/2017

Ya sea por falta de tiempo o por despiste, los pequeños gastos cotidianos pueden minar nuestros beneficios a final de mes y, aunque hay facturas que son difíciles de reducir, siempre existe margen para el ahorro.
Es importante que cada semana dediques un rato a analizar tus gastos con el objetivo de reducirlos al máximo
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Cuando ya cotizas por la base mínima, acudes a tus citas con clientes en bicicleta o procuras reducir al máximo tus gastos de ‘representación’, como los almuerzos fuera de casa, parece que quedan pocos lugares más de los que puedas ‘rascar’ para mejorar tus resultados a final de mes, ¿no? En realidad, siempre hay gastos que se pueden evaluar continuamente con la intención de reducirlos al máximo. Y no se trata de privarse de nada, sino de pagar exactamente por lo que se necesita. Repasemos algunos ejemplos.

Gastos deducibles y espacio de trabajo

¿Seguro que tienes claros todos los gastos que te puedes deducir de tu actividad laboral como autónomo? Puede que todavía haya alguna factura que no tengas controlada y no sepas que puede justificar como gasto propio de tu jornada cotidiana. Por ejemplo, si eres de los que trabajan desde su vivienda, tal vez te convenga echarle un vistazo a los gastos que te puedes deducir de ella. 

Precisamente, en relación a tus gastos fijos, la oficina es habitualmente uno de los más abultados, y no tendría por qué serlo, sobre todo si eres un profesional que no necesita de un lugar específico para ejercer su trabajo y se puede adaptar a diferentes ambientes. En ese caso, tal vez te interese plantearte buscar una alternativa a la oficina tradicional, como pueden ser los espacio de coworking. Son muchas las ventajas de trabajar en una de estas oficinas del siglo XXI, pero antes de decidirte por uno u otro, asegúrate de que son para ti, ya que no todos los autónomos se sienten cómodos trabajando en este tipo de espacios.

Los servicios que necesites, en la cantidad justa

¿Tienes 5 gb de datos en tu teléfono móvil cuando al final del mes has utilizado, como mucho, 1 gb? ¿En tu oficina tienes contratada una potencia de energía que realmente nunca llegarás a utilizar? Hay un buen puñado de servicios que como autónomo pagas de manera mensual y cuya tarifa podrías reducir si tan solo te fijaras en lo que consumes, en relación con lo que pagas. El caso del teléfono móvil es muy representativo, ya es frecuente contratar un volumen de datos – o de llamadas –que nunca llegas a consumir. Ante estas situaciones, es fundamental evaluar tus necesidades y ajustar tus tarifas a lo que necesitas, ni más ni menos.

En relación con este punto, cabe señalar que muchas empresas ofrecen tarifas específicas para autónomos. No está de más que les eches un ojo y compares entre diferentes servicios, porque esa es otra clave: utilizar toda la información disponible en internet, como comparadores o buscadores, te puede ayudar a escoger el mejor servicio calidad-precio para ti.

Digitaliza todas tus gestiones

En la actualidad existen numerosas gestiones administrativas que puedes hacer cómodamente desde casa, sin necesidad de desplazamientos que te cuesten tiempo y dinero. Y lo mismo ocurre con tus gestiones cotidianas con clientes, desde mandarles presupuestos hasta facturarles. ¿Por qué no investigas la digitalización de tus tareas cotidianas?

Un buen asesor no es un gasto, es una inversión

Puede que contratar un asesor que te lleve toda la fiscalidad relacionada con tu actividad como autónomo pueda sonarte a gasto, pero en muchas ocasiones, estos profesionales nos pueden ayudar a ahorrar dinero y, sobre todo, tiempo. ¿Eres de los que tienes muy claros todos tus números o necesitas pasar horas y horas para que todo te cuadre y no enviar a Hacienda información inexacta? Piensa en el tiempo que le dedicas a este tipo de trámites burocráticos y si te compensa pagar por librarte de ellos.

La organización lo es todo

Hemos dejado para el final el punto más importante de todos. Como autónomo, es importante que cada semana dediques un rato a analizar tus gastos, a ver en qué se te va el dinero y cómo puedes maximizar el ahorro. En este sentido, un error muy común entre los trabajadores por cuenta propia es esforzarse al máximo por conseguir aumentar su facturación y olvidar, en buena medida, el capítulo de gastos.

Afortunadamente, existen numerosas aplicaciones que te ayudan a gestionar tus gastos cotidianos, como la aplicación de BBVA para teléfonos móvil, que te ayuda a desglosar tus números, a gestionar tus cuentas y tarjetas, a contactar con tu gestor…

En resumidas cuentas, como autónomo una de tus tareas es saber perfectamente cuáles son tus gastos fijos y cuáles son aquellos que puedes minimizar sin resentir tu día a día. Merece la pena el esfuerzo.

En BBVA con tu empresa | ¿Qué son los bienes de inversión del autónomo?