5 argumentos para montar una franquicia y 5 excusas para no hacerlo

Emprendedores | 19/01/2017

Abrir un negocio como franquiciado tiene una serie de ventajas muy interesantes para el emprendedor primerizo, pero también es un modelo empresarial que no se adapta a todo el mundo.
Antes de comenzar a buscar franquicia, estudia muy bien qué tipo de negocio te apetece llevar
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Si quieres emprender y se te ha pasado por la cabeza convertirte en franquiciado, hay una serie de factores que deberías tener en cuenta. Por eso te vamos a dar argumentos para que decidas si una franquicia es lo que mejor se adapta a ti y tu idea de negocio.

A favor

1-. Es una excelente manera de comenzar a emprender

Una de las características más apreciadas por quienes emprenden en una franquicia es la formación que reciben por parte de la empresa. Tiene sentido porque, al fin y al cabo, las franquicias están cediendo su marca y su prestigio, por lo que tu éxito será su éxito. De ahí que se afanen en ofrecer toda la preparación necesaria, tanto en los conceptos empresariales más necesarios como en el denominado Know-How, el saber hacer de la propia franquicia.

2-. Es un modelo de negocio que funciona

Si te decides a abrir un local franquiciado posiblemente sea porque conoces la marca y te gusta. Las buenas franquicias tienen éxito porque han probado un modelo empresarial que funciona y lo exportan a otros emprendedores, que lo aprovechan para abrir sus propios locales. Por eso, si no tienes claro tu modelo de negocio pero sabe que quieres emprender, tal vez una franquicia sea lo que andas buscando.

3-. Hay franquicias de todo tipo

El mundillo de la franquicia es muy grande y en la actualidad, prácticamente cualquier sector cuenta ya con un par de marcas de referencia. Es una buena noticia, porque si ya sabes que te quieres convertir en franquiciado pero no tienes claro qué negocio es el que más te conviene, existe todo un abanico de opciones que puedes valorar.

4-. Recibes asistencia en todo momento

Al convertirte en franquiciado no solo recibes apoyo y formación al comienzo de tu proyecto empresarial, sino que esa colaboración va a ser una constante entre la franquicia y tú. La elaboración de estrategias o el asesoramiento cuando lo necesites son algunas de las ventajas de tener el respaldo de una gran marca.

5-. Tienes acceso a publicidad que pocas empresas se pueden permitir

La mayoría de las franquicias cuentan con un importante presupuesto para marketing y publicidad, además de los conocimientos y experiencia necesarios para llegar a una gran cantidad de público. Como emprendedor, tener acceso a este tipo de promoción sería algo muy difícil de no contar con una gran empresa como apoyo.

En contra

1-. No tienes total libertad para decidir

Lo que para algunos emprendedores puede ser una ventaja, par otros puede ser un importante inconveniente, y es que cuando se comienza un negocio como franquiciado hay que seguir una serie de reglas y maneras de hacer las cosas que vienen determinadas por la propia franquicia. Si buscas libertad absoluta para llevar tu negocio, tal vez una franquicia no sea para ti.

2-. Algunos cánones no son para todos los bolsillos

Toda franquicia lleva asociada el pago de un canon o derecho de entrada en concepto de cesión de marca, formación, asesoramiento, etcétera. El mercado es muy amplio y hay precios para todos los bolsillos, desde pocos miles de euros hasta cifras de seis dígitos. Y esto puede ser un problema para aquellos emprendedores que no cuenten con demasiada financiación. Como nota positiva, cabe aclarar que algunas franquicias ayudas a sus franquiciados proporcionándoles financiación, asumiendo el coste del local… 

3-. Te asocias con la marca, para bien y para mal

Por lo general, tener una gran marca detrás es una de las mejores ventajas de ser franquiciado, pero a veces también surgen ciertos problemas que pueden afectar a toda la franquicia y, por tanto, a ti. En estos casos tu margen de maniobra es reducido y quedas a expensas de lo que decida hacer la empresa central.

4-. No eres dueño de la marca

Al igual que en el punto anterior, la marca es uno de los activos más importantes de cualquier negocio y cuando eres franquiciado, por mucho que te esfuerces en construir la marca y en hacer que tus clientes estén satisfechos con ella, al final sigues sin ser el dueño. Esto no tiene por qué ser un problema si no planeas salir de la franquicia en un largo periodo de tiempo, pero si no tienes claro cuánto vas a estar vinculado a la marca, recuerda que todo el trabajo que hayas hecho en este sentido se quedará en la franquicia.

5-. Limitaciones a la comunicación que puedes hacer

Lo que puede ser una ventaja, como el tener el apoyo de un gran presupuesto y departamento de marketing y publicidad que anteriormente hemos expuesto, puede ser también un inconveniente. El franquiciado tiene muy limitadas sus opciones para hacer publicidad y comunicación, siendo lo más habitual que cualquier estrategia de este estilo tenga que pasar por la aprobación de la franquicia.

Un último apunte

Esta lista de ventajas e inconvenientes a la hora de adherirse a una franquicia es, en realidad, muy maleable; lo que para algunos emprendedores puede ser una gran ayuda, como el tener unas reglas y normas claras y definidas, para otros puede ser un problema que no les haga sentirse cómodos dentro de la franquicia.

Antes de comenzar a buscar franquicia, estudia muy bien qué tipo de negocio te apetece llevar, puede que la franquicia sea justo lo que necesitas o, por el contrario, algo que deberías evitar a toda costa.

En BBVA con tu empresa | Guía para convertirte en franquiciado y no fracasar en el intento


ctawf1_post_step1a